Despliega el menú
Huesca

huesca

Pupitres junto a animales disecados y hasta en un guardarropa por la falta de espacio en el IES Ramón y Cajal de Huesca

Las amypas del centro y de los colegios adscritos estudian movilizaciones para urgir las obras de ampliación prometidas. Educación mantiene su compromiso de construir un aulario pero no pone fecha a las obras.

"No sabemos dónde vamos a poder sentar a todos los alumnos el próximo curso". Esta es la contundente advertencia que lanzó la directora del IES Ramón y Cajal de Huesca, Amparo Roig, a las familias en una reunión telemática para analizar los problemas de espacio que lleva sufriendo el centro y que se están agravando en los últimos años con el continuo aumento de alumnado

Y es que se han visto obligados a habilitar aulas en sitios tan insospechados como el museo de ciencias naturales del centro -donde almacenan una gran cantidad de especies de animales disecadas-, un guardarropa o la propia biblioteca. El próximo curso irá a más ya que la previsión es que se pasen de 539 a 580 estudiantes solo de ESO (hay que sumar también los de Bachillerato y FP) y de 90 a 100 profesores.

El centro reclama la prometida ampliación para dar cabida al aumento de alumnos

Ante esta situación, las amypas del propio Ramón y Cajal y de los colegios que están adscritos al centro (Juan XXIII y el Parque de Huesca, y Tardienta y Bolea) se reunirán el próximo lunes para estudiar posibles acciones a emprender para conseguir acelerar las prometidas obras de ampliación.

Después de reivindicarlo durante varios años, a finales de 2019 el instituto arrancó por fin el compromiso de la dirección provincial de Educación de construir un nuevo aulario en un lateral del pabellón que incluiría tres aulas polivalentes, un almacén y un despacho para uso de asignaturas específicas. Poco después les pidieron unas correcciones del proyecto elaborado por el propio centro, presupuestado en unos 200.000 euros, y se llegaron a hacer catas, pero desde entonces no ha habido ningún avance

Recreación del nuevo aulario que se levantaría en el lateral del pabellón del IES Ramón y Cajal de Huesca.
Recreación del nuevo aulario que se levantaría en el lateral del pabellón del IES Ramón y Cajal de Huesca.
Heraldo

Desde el departamento Educación aseguran ahora que se mantiene su promesa de acometer la construcción del aulario pero también dejan claro que "de momento no hay fecha para la licitación y por lo tanto, no es posible asegurar cuándo estará prevista su ocupación". Con todo, afirman que trabajan para dar respuesta a las necesidades educativas y de espacio que plantean los centros aragoneses tanto a través del presupuesto ordinario de la Comunidad Autónoma como a través de los fondos que la Unión Europea destina para la recuperación de los Estados.

Ante el incremento de alumnos de este curso, el instituto ha tenido que prescindir de la biblioteca, del claustro y de las aulas específicas de música, de plástica y de tecnología para destinarlas a grupos de la ESO y de Bachillerato; dividir espacios con telas; e incluso utilizar una zona de mesas de ping-pong como pupitres... Así, por ejemplo, el espacio destinado en teoría al museo de Ciencias Naturales del centro se ha convertido en un aula polivalente para dar clases, recibir a familias o celebrar reuniones de tutores porque hay momentos en los que no hay ningún espacio libre en todo el instituto. Y de hecho, algunas clases no cumplen el tamaño para cubrir la ratio de 27 alumnos. A ello se unen las carencias de aseos y espacios de recreo. Una situación que, aseguran, se hubiera dado exactamente igual en un curso habitual sin pandemia.

Etiquetas
Comentarios