Despliega el menú
Huesca

huesca

Las familias del IES Pirámide de Huesca se movilizarán por los recortes del transporte

Denuncian que los estudiantes están entre 20 y 40 minutos sin supervisión por los dos turnos de autobús que hay ahora y que algunas clases tienen que empezar más tarde. Educación resta importancia a las molestias originadas tras reducir de 16 a 7 el número de servicios.

Un grupo de viajeros subiendo a un autobús de Alosa en la estación intermodal de Huesca.
El servicio de transporte escolar el IES Pirámide lo presta la empresa Alosa.
Rafael Gobantes

Los recortes de servicios en el transporte escolar del IES Pirámide de Huesca, imprescindible para que la gran mayoría de sus 600 alumnos acudan cada día al centro al estar situado a 4 km de la capital oscense, ha provocado un "enorme enfado" entre las familias de los estudiantes, que anuncian movilizaciones para revertir una situación que "no admiten ni admitirán", advierten. Y es que denuncian que al haber reducido a la mitad el número de autobuses y establecer ahora dos turnos de viaje, los alumnos se ven obligados a esperar entre 20 y 40 minutos cada día "sin ningún control docente" perdiendo incluso parte de sus clases al llegar más tarde. 

Desde el departamento de Educación replican que las rutas que se realizan al Pirámide de Huesca tienen un contrato en vigor con la empresa Alosa y está garantizado el transporte escolar. Y aunque reconocen que hay alumnos que llegan antes y otros después, "ninguno está a la intemperie porque el centro está abierto y el equipo directivo ayuda al alumnado para entrar en clase y hacerlo de forma escalonada". Además, reducen la diferencia entre el horario de entrada y salida actual y el anterior a 20 minutos (10 a la entrada y 10 a la salida).

La Asociación de Padres de Alumnos explica que el problema surgió el 5 de enero, cuando el centro comunicó a las familias que el día 7, coincidiendo con la vuelta después de las vacaciones de Navidad, el servicio de transporte escolar se iba a reducir de 16 a 7 autobuses creando a partir de entonces dos turnos tanto a la ida como a la vuelta.

Denuncian que como consecuencia de esta modificación, los alumnos del primer turno llegan a las 8.10 con lo que tienen que esperar 20 minutos hasta el comienzo de las clases; y los del segundo turno llegan a las 8.40 con lo que el centro ha decidido recortar la duración de la primera hora de clase. Y a la salida, el primer turno parte a la hora prevista pero los del segundo turno deben esperar 40 minutos desde la finalización de las clases hasta que se suben al autobús de vuelta. Y en todos los casos, se quejan de que están sin atención docente "durante largos ratos de espera" y, por tanto, sin garantizar las medidas de prevención frente a la pandemia

Para la APA, este cambio horario afecta al descanso de los alumnos y sus familias, al acceso a la educación, igualdad de oportunidades y equidad en comparación con otros centros de la capital, a la conciliación familiar y a la compatibilidad con otras actividades extraescolares de tarde. Además, destacan que entre el primer viaje y el segundo no da tiempo a la desinfección de los autobuses "por lo que entendemos aumenta el riesgo de los contagios entre los alumnos, el personal del centro y por ende entre las familias". Por ello, consideran esta modificación "inaceptable" y solicitan que se vuelva a los horarios anteriores "de forma inmediata" para que no se cronifique la situación para cursos posteriores. 

La asociación, tras reunirse con la dirección del centro, la directora provincial de Educación y la empresa Alosa y mandar un carta al consejo, convocó una asamblea extraordinaria donde quedó patente el profundo malestar con el nuevo servicio de transporte escolar que califican de "mediocre" y que, a su juicio, pone en riesgo la salud de los alumnos por tener que soportar bajas temperaturas y por el riesgo de contagio de la covid. 

Según las familias, el contrato de transporte escolar expiró el curso pasado pero se prorrogó hasta finales del año pasado. Entonces, Educación y la empresa acordaron renovarlo pero la modalidad de “reserva de plazas”, una interpretación "legal pero torticera" de la normativa, en su opinión. "La reserva de plazas se ideó para trasportar a los alumnos de los núcleos rurales utilizando las líneas regulares que ya existían. Pero transportar a más de 600 alumnos con una 'línea regular' de siete autobuses a la vez, creemos que es una lectura de la legalidad para la que no fue pensada en origen", señalan.

Etiquetas
Comentarios