Despliega el menú
Huesca

Huesca

Almudévar evalúa los daños del vendaval que el viernes azotó el barrio de San Jorge

El viento arrancó de raíz varios árboles y partió otros por la mitad mientras se movía como un torbellino por distintas zonas del pueblo, donde viven 100 personas. El reloj de la iglesia quedó parado poco antes de las 7.00.

El Ayuntamiento de Almudévar comenzará este lunes a evaluar los daños causados por el vendaval del viernes 22 de enero en el barrio de San Jorge. El viento asociado a la borrasca Hortensia  tumbó árboles y postes eléctricos, dañó mobiliario urbano y destrozó dos naves de sendas granjas avícolas. En una de ellas murieron aplastadas varias gallinas.

Este domingo, efectivos del Speis (Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento) de la Diputación Provincial de Huesca han acudido a retirar un árbol que cayó sobre la antigua abadía de la iglesia, que ahora es una vivienda y que, afortunadamente, está vacía.

Para llevar a cabo estas labores, el Speis ha desplazado allí una autoescala para poder llegar a la parte más alta del edificio y actuar cortando ramas y troncos. Después se  ha  procedido a la limpieza de la zona. Los diputados Sofía Avellanas (concejala de Almudévar) y Joaquín Monesma (responsable de Obras de la DPH) han visitado este domingo por la mañana los daños ocasionados por las fuertes rachas de viento. El alcalde en funciones, José Luis Abad, y el concejal del núcleo de San Jorge, Chema Alagón, los han acompañado en un recorrido por diferentes zonas para comprobar las infraestructuras y espacios afectados.

Abad ha indicado que este lunes se visitarán los espacio afectados con las compañías de seguros y los peritos para evaluar los daños tanto en espacios públicos como privados. Endesa también tendrá que reparar la red eléctrica, ya que el suministro estuvo cortado entre las 7.00 y las 16.20 y se repuso de forma provisional. El alcalde en funciones ha explicado que no se recuerda un episodio de viento lluvia tan concentrado en San Jorge  y que el aire "arrancó de raíz algunos árboles, y otros los partió por la mitad". Además de los ejemplares derribados en el pinar que está próximo a las viviendas, el vendaval tumbó varios en los caminos y bosques que rodean el pueblo, donde viven alrededor de 100 personas. 

Alagón ha señalado que el viento se viento se concentró en un lateral del pueblo y que durante el viernes y el sábado continuó lloviendo, lo que impidió comprobar el alcance de los daños hasta este domingo. El aire y la lluvia se llevaron por delante árboles de más de 50 años y afectaron a algunas farolas, tejados y el parque infantil. El concejal de barrios de Almudévar, residente en San Jorge, ha destacado que incluso el reloj de la torre de la iglesia ha quedado parado poco antes de las 7.00, instantes después de que comenzara el ciclón.  

Etiquetas
Comentarios