Despliega el menú
Huesca

Huesca celebra confinada su fiesta de San Vicente, sin compras en Zaragoza ni esquí

Las visitas guiadas a los lugares del segundo patrón de la ciudad han sido de las pocas actividades que se han mantenido. Ha habido controles policiales en las salidas para evitar desplazamientos. 

Visitas a los lugares vicentinos este viernes.
Visitas a los lugares vicentinos este viernes.
Pablo Segura

Huesca ha vivido una fiesta de San Vicente atípica, con la ciudad confinada y sin  posibilidad de aprovechar el día no laborable de su co-patrón para hacer compras en Zaragoza o acercarse a las estaciones de esquí, las actividades más habituales para los oscenses cada 22 de enero. La jornada ha estado además marcada por el mal tiempo.

Este año no ha habido patatas asadas en Puerto Venecia para los compradores procedentes de la capital oscense, un guiño que en los últimos años hacía el centro comercial para agradecer la visita. "Nos acompañaban cada año, pero como este no podían venir no se ha hecho nada especial", ha comentado un portavoz. 

Lo mismo ha ocurrido en las pistas de esquí. Astún, la única estación que está abierta, se ha visto perjudicada, además de por la falta de esquiadores de Huesca, que no podían desplazarse al Pirineo, por el mal tiempo, que sin embargo no ha impedido abrir 3 remontes y 15 kilómetros. Andrés Pita, su director comercial, se lamentaba de que el centro invernal solo podía recibir antes a un 10% de su clientela potencial por el cierre de la provincia, pero con el de la capital, de ese porcentaje se ha detraído otro 20%.

Para evitar desplazamientos fuera de la ciudad el día 22, que además permitía disfrutar de un puente festivo, se ha reforzado la vigilancia para el control perimetral. Hasta el próximo domingo, habrá dispositivos de la Policía Local, Policía Nacional y Guardia Civil. Serán dinámicos y flexibles, con puntos fijos en lugares clave, pero también controles móviles.

Uno de los controles montados en la ciudad de Huesca en la jornada festiva de San Vicente.
Uno de los controles montados en la ciudad de Huesca en la jornada festiva de San Vicente.
Pablo Segura

Las opciones de ocio en San Vicente han quedado así reducidas a las visitas organizadas por la Oficina de Turismo del Ayuntamiento de Huesca para dar a conocer, coincidiendo con el día de San Vicente, la importancia que ha tenido este patrón de Huesca en la historia y en el patrimonio de la ciudad. La hoguera y el reparto de patatas, habitualmente multitudinario, que se celebra la víspera, también fue suspendido por la pandemia

En la misa de San Vicente, presidida por el obispo, no ha faltado la bendición y el reparto de naranjas.
En la misa de San Vicente, presidida por el obispo, no ha faltado la bendición de naranjas.
Pablo Segura

Las misas en la iglesia de San Vicente han sido con aforo reducido y previa invitación. La pontifical, presidida por el obispo de Huesca, Julián Ruiz, se realiza en años alternos en ese templo y en el convento de la Asunción y participa el cabildo de la catedral. Eso sí, no ha faltado la bendición de naranjas. 

Y el Planetario de Aragón ha tenido visitas guiadas, que continuarán el fin de semana, con tres sesiones para público infantil. Después de una proyección se realiza un viaje en simulador de nave espacial 4D, desde donde se irá a la Luna de Júpiter, Ganímedes.

Etiquetas
Comentarios