Despliega el menú
Huesca

Apagón en pueblos del Sobrarbe: "Hemos sentido una impotencia total después de 30 horas sin luz, teléfono ni calefacción"

Los vecinos de Bárcabo, Abizanda y Aínsa han recuperado el suministro, interrumpido por los daños causados por el temporal en las torres eléctricas. Los alcaldes entienden que se trata de una avería pero piden más inversiones en las líneas. 

Daños en una torre eléctrica por el temporal Filomena en Peralta de Alcofea.
Daños en una torre eléctrica por el temporal Filomena en Peralta de Alcofea.
Endesa

El apagón del fin de semana en varias localidades de la comarca del Sobrarbe a causa del temporal de nieve Filomena se ha ido solucionando poco a poco, y a lo largo de la mañana han ido recuperado el suministro 300 clientes de Abizanda, Bárcabo y varios núcleos del municipios de Aínsa. En algunos casos estaban sin energía eléctrica desde hacía 30 horas. Solo quedaban pendientes dos núcleos de Abizanda, Escanilla y Lamata. Endesa ha confirmado que desde primera hora de la tarde todo el suministro eléctrico en Aragón está normalizado.

"Hemos estado sin luz desde las 3 o las 4 de la madrugada del domingo y quedarte sin luz significa no tener tampoco teléfono, ni internet, ni calefacción. Ni siquiera funcionan las bombas que llevan agua a los depósitos en caso de que estuvieran vacíos. Hemos sentido una impotencia enorme. Llamé al 112 para decirles que estábamos perdidos en la nieve", ha declarado la alcaldesa de Bárcabo, Carmen Lalueza, quien no se podía comunicar con los vecinos por teléfono, solo personalmente, para hacer el seguimiento de la incidencia. "Esta mañana, cuando he salido del pueblo y he vuelto a tener conexión, el teléfono estaba lleno de mensajes preguntándome qué pasaba". 

La alcaldesa denuncia que cada vez que hay un temporal, aunque no nieve mucho, se repite la avería. "Antes de que llegara Filomena, me llamó la Guardia Civil para saber si había alguna persona vulnerable y yo les dije que mi miedo era quedarme sin luz, como así ha ocurrido". Entiende que no es fácil, en medio de un temporal, buscar una avería por el monte, pero pide mejorar el mantenimiento de las líneas o tener cerca grupos electrógenos. La falta de calefacción se ha suplido en parte con las estufas y los hogares de leña, presentes en la mayoría de los hogares.

Por su parte, el alcalde de Aínsa, Enrique Pueyo, reconoce el esfuerzo realizado por Endesa para reponer el suministro, "pero mucha gente se ha visto perjudicada". "Han hecho inversiones, pero no las suficientes, porque si no, no pasaría esto", ha añadido. 

Endesa desplazó a la zona camiones con siete grupos electrógenos pero este lunes se estaba encontrando con la dificultad de hacerlos llegar hasta los transformadores para conectarlos porque los caminos estaban impracticables. Los ayuntamientos solicitaron ayuda a la Comarca para despejarlos. Finalmente en el caso de Bárcabo no fue necesario, pero sí para devolver el suministro a Abizanda, donde había 91 clientes sin luz. A última hora de la mañana solo faltaba por desplegar dos grupos a los núcleos de Escanilla y Lamata, donde se dio prioridad a las bombas de elevación de agua por el riesgo de quedarse con los depósitos vacíos.

El apagón por el temporal afectaba el domingo a 700 clientes en el Sobrarbe, en Aínsa (los núcleos de Olsón, Javierre, Mondot y Castejón de Sobrarbe), Abizanda y Bárcabo (Bárcabo, Hospitaled, Betorz, Lecina, Eripol y Almazorre). También a 300 en Fuentespalda y Ráfales (Teruel). Además estuvieron sin luz en distintos municipios de la Ribagorza, como Puente de Montañana, Arén, Sopeira, Viacamp y Tolva, desde las 9.00. En algunos casos no volvió hasta las 17.00. Los cortes se debían, ha explicado la compañía, a la acumulación de la nieve en los cables, que por tracción acaban derribando o causando desperfectos en las torres, o la caída de árboles sobre las conducciones.

 

    

Etiquetas
Comentarios