Despliega el menú
Huesca

huesca

El Pirineo se vuelve a teñir de blanco en Navidad y complica la circulación

La nieve obliga al uso de cadenas en los cuatro pasos fronterizos de Somport, Portalet y Bielsa y en los accesos al Balneario de Panticosa, Llanos del Hospital y Cerler. Hay alerta por frío y fuertes vientos hasta el sábado.

La nieve ha obligado al uso de cadenas en el paso fronterizo del Portalet este viernes.
La nieve ha obligado al uso de cadenas en el paso fronterizo del Portalet este viernes.
Espalet

El Pirineo va a vivir una blanca Navidad. Después de unos días sin precipitaciones, la nieve ha regresado este viernes 25 de diciembre acotas altas complicando la circulación en varias carreteras de montaña, entre ellas los cuatro pasos fronterizos de Somport (N-330 y N-330a), Portalet (A-136) y Bielsa (A-138), además de los accesos a otros destinos turísticos como el Balneario de Panticosa (A-2606), Llanos del Hospital de Benasque (A-139) y Cerler (A-2617). En todas ellas es obligatorio el uso de cadenas o de neumáticos de invierno y está prohibido el paso de camiones. 

Las consecuencias, sin embargo, no están siendo demasiado graves ya que debido a los confinamientos provinciales y de la comunidad que rigen en Aragón, el volumen de tráfico en estos puntos es muy inferior al de cualquier otro año por estas mismas fechas. Además, hay que recordar que Astún es la única estación de esquí abierta en el Pirineo. Para mañana prevé ofrecer 25 km con cuatro remontes en marcha.

Este sábado habrá una ligera tregua con la nieve, aunque no se descartan algunas débiles de madrugada en el Sobrarbe y la Ribagorza. El domingo podrían regresar también a última hora, con mayor probabilidad en los macizos occidentales y una cota de nieve en torno a los 900 metros. Y el lunes se anuncia una nueva borrasca que dejará nevadas moderadas con la cota variando entre 700 y 900 metros. La próxima semana se podrían acumular más de medio metro en zonas altas

La nieve ha venido acompañada de un intenso frío. La prueba es que la estación de alta montaña de Cerler-Cogulla, a 2.400 metros de altura, ha registrado la tercera temperatura más baja del país con 13 grados bajo cero. En Torla-Cebollar y en Panticosa-Petrosos, el mercurio ha rozado también los 9 bajo cero. Mientras, en localidades como Canfranc y Benasque se han despertado con el mercurio marcando -4 grados

El aviso por bajas temperaturas se mantiene en vigor en el Pirineo hasta este sábado a las 9.00 de la mañana con valores generalizados de -6 grados, que podrían caer incluso a los -10 en cotas altas. De cara al domingo, este aviso afectará al centro y sur de la provincia de Huesca con mínimas de hasta 4 bajo cero.

La sensación térmica se ha agudizado todavía más por los fuertes vientos. En la estación de Cerler-Cogulla se han medido hasta 71 kilómetros por hora a primera hora de la mañana, pero en algunos refugios la velocidad ha superado los 100 km/h provocando ventiscas. La Aemet también mantiene activado hasta este sábado, a las 12.00, una alerta por vientos de norte de 90 km/h en el Pirineo. 

Etiquetas
Comentarios