Despliega el menú
Huesca

huesca

El Pirineo se resigna a perder el puente pero aún confía en "salvar" la Navidad

Los empresarios turísticos creen que el levantamiento del cierre de Huesca a partir del 1 de diciembre no será suficiente para reabrir muchos de los hoteles que habían decidido prolongar el cierre.

Turistas en Jaca / 10-10-2020 / Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]]
Gran afluencia en las terrazas del centro de Jaca ayer a la hora del vermú.
Rafael Gobantes

Los empresarios turísticos del Pirineo se muestran resignados por perder el próximo puente de la Inmaculada después de que el Gobierno de Aragón confirmara que la próxima semana solo suavizará los confinamientos de las tres capitales y que mantendrá el cierre perimetral tanto de las provincias como de toda la Comunidad. Sin embargo, esperan que este ‘sacrificio’ sirva al menos para "salvar" la Navidad, una época donde el sector de la nieve se juega mucho "porque hay miles de puestos de trabajo que depende de él", alertan.

José María Ciria, presidente de la Asociación Turística del Valle de Benasque, no cree que el fin del confinamiento de la ciudad de Huesca a partir del día 1 vaya a tener una incidencia importante en la ocupación del Pirineo en el próximo puente. "Si Huesca fuera Zaragoza sí que tendría impacto porque son un millón de habitantes. Algo se notará, pero no creo muchos establecimientos hoteleros abran por eso", dijo.

Ciria, quien entiende que se mantengan las restricciones de movilidad ahora porque el tema sanitario debe ser "lo prioritario", afirma que hay que ser "realistas" y que ahora lo importante es hacer "todo lo posible" para salvaguardar las navidades "que son a finales de diciembre, por lo que nos queda casi un mes para controlar todo más y que haya menos casos", recordó. Y es que él prefiere sacrificar ahora cuatro días de puente por los 15 días de campaña. "Si no pudiéramos abrir en Navidad, la temporada de esquí ya no sería la misma", avisó.

El presidente de la Asociación Turística del Valle del Aragón, Luis Terrén, tampoco cree que el levantamiento del cierre perimetral de Huesca vaya a tener demasiada repercusión en el Pirineo. "Con la experiencia que ya hemos tenido, la incidencia de la gente de la provincia será testimonial. Hasta que no nos podamos mover al menos dentro de Aragón, no se notará", opina. 

Por ello, coincide con su homólogo del Valle de Benasque en que la mayoría de los establecimientos que siguen cerrados a día hoy "no se animarán de momento a ponerse en marcha". No obstante, también subraya que esta reapertura dependerá mucho de si se relajan las restricciones de aforo que pesan ahora sobre la hostelería. "Cuando dejen consumir dentro otra vez, aunque sea en un porcentaje mínimo, reabrirán muchos hosteleros, sobre todo autónomos. Porque ahora en el Pirineo es complicado trabajar en el exterior a no ser que tengas una terraza muy bien montada. Y luego la incorporación de más o menos personal la marcará la movilidad de la gente", señala.

Paz Agraz, presidenta de la Asociación Turística de Sobrarbe, considera una "noticia esperanzadora" la reapertura de la movilidad en las tres capitales. No obstante, considera que la reactivación del sector turístico tardará en llegar "porque para alcanzar niveles de otros años tendríamos que estar en una situación normal pero ya sabemos que eso va a ser muy complicado". Además, hizo hincapié en que cuando se retome la actividad "habrá que mantener los protocolos de prevención para evitar una nueva ola, que es lo importante".

Etiquetas
Comentarios