Despliega el menú
Huesca

La Policía descubre una fiesta ilegal de madrugada en una finca de Huesca

Los agentes se dieron cuenta al observar una gran cantidad de vehículos junto a una casa de campo, donde había 9 personas, de entre 30 y 40 años. 

Un coche patrulla de la Policía Nacional en Huesca.
Un coche patrulla de la Policía Nacional en Huesca.
Rafael Gobantes

La Policía Nacional de Huesca ha propusieron para una sanción administrativa a nueve personas que realizaban una fiesta ilegal en una finca de una zona próxima a la calle Balsas de Chirín. Los hechos tuvieron lugar el 22 de noviembre, sobre la 1.30, cuando una dotación policial observó una gran cantidad de vehículos junto a ese lugar, en el camino del Molino Bajo de Huesca, así como música a gran volumen, gritos y voces que procedían del interior de una casa de campo.

Hasta el lugar acudieron varias patrullas de la Policía Nacional y dotaciones de Policía Local. Llamaron en repetidas ocasiones a la puerta de entrada del inmueble y abrió la propietaria, la cual en principio negó que se estuviera celebrando una fiesta, argumentando que en su interior solo había cuatro personas. 

Se les requirió para que salieran fuera y los agentes pudieron comprobar que en realidad eran nueve, no convivientes, celebrando una fiesta en horario además de toque de queda. La Policía Nacional los denunció ante el departamento de Sanidad por participar en una reunión de más de 6 personas, y a dos de ellas por desobediencia, por hacer caso omiso al requerimiento de los agentes para que mostraran su documentación, ya que no querían identificarse. 

Los asistentes tenían entre 30 y 40 años y según ha especificado la comisaría provincial, se enfrenta a sanciones de hasta 60.000 euros por infracciones recogidas en la normativa que regula las medidas restrictivas por la epidemia de COVID-19.

Hace un mes, la Policía Nacional de Huesca ya denunció a 10 personas que celebraban una fiesta privada en un domicilio de Huesca, aunque por las declaraciones de los testigos se cree que en total había unas 20 en el interior. Varios vecinos de la zona alertaron de los hechos y cuando llegaron los agentes pudieron comprobar que incluso desde la misma calle se escuchaba música alta, voces y gritos, por lo que procedieron a llamar a la vivienda afectada. No obtuvieron respuesta e inmediatamente cesaron los ruidos. Como no podían entrar a la casa, permanecieron en las inmediaciones a la espera de que saliesen, momento en el que fueron identificados. La medida de edad era de 30 años. 

Etiquetas
Comentarios