Despliega el menú
Huesca

Roban 20 litros de hidrogel en Ballobar y la alcaldesa responde con un irónico bando

Estaba en unas torres dispensadoras en la calle para su uso por los vecinos. El comunicado del Ayuntamiento aconseja "a esa persona con una necesidad acuciante de gel" que no se lo beba ni se bañe con él.

Torre expendedora de gel de donde han desaparecido las garrafas.
Una de las torres expendedoras de gel de donde han desaparecido las garrafas.
Heraldo

El Ayuntamiento de Ballobar ha decidido tomarse con humor el robo del hidrogel que dispuso en las calles para su uso por parte de los vecinos. La noche del pasado martes una persona sustrajo las garrafas de las torres dispensadoras instaladas en varios puntos de la localidad, en total unos 20 litros de material que ha habido que reponer, además de colocar candados para prevenir nuevos robos. 

La alcaldesa, Esther Saló, ha reaccionado intentando quitarle hierro al asunto pero sin dejar de advertir sobre el incívico comportamiento del autor. En un bando explica los hechos a sus conciudadanos y ruega "a esta persona con una necesidad acuciante de gel, que proceda solamente a un uso tópico del mismo (manos)". "En vista de la llegada del fin de semana, el gel hidroalcohólico, a pesar de su nombre, no debe beberse y tampoco usarse para el baño o se quedará piel de lija", recuerda con ironía. Y concluye: "Es muy triste robar a tus vecinos, si necesitas más, ven al ayuntamiento, te ayudaremos con tu problema". 

El bando se ha difundido a través de una aplicación usada por el Ayuntamiento para comunicarse con los ciudadanos, en sustitución del viejo sistema de megafonía. "No sé para qué puede querer alguien 20 litros de hidrogel, la cantidad que calculamos que se han llevado", comenta la alcaldesa. Las cuatro torres dispensadoras se colocaron para dar un servicio, "por si alguien lo necesita cuando va a comprar o sale de paseo y se encuentra con otros persona".

"No es algo valioso pero sí nos ha provocado un quebranto porque hemos tenido que reponerlo y colocar candados", comenta Saló. El tono del bando pretende "poner algo de humor en estas difíciles circunstancias". "El mensaje quiere provocar una sonrisa pero a la vez llamar más la atención, y es más efectivo que si nos limitáramos a informar del robo". 

La alcaldesa aclara que no es la primera vez que se ha recurrido a la ironía en los comunicados municipales. Hace unos meses hubo un botellón y un asistente perdió las llaves. Un bando invitó al propietario a pasar a recogerlas por el ayuntamiento. "Pusimos hasta una foto, y vino. Todo el mundo se enteró a raíz de eso que había habido un botellón en Ballobar". 

Etiquetas
Comentarios