Despliega el menú
Huesca

huesca

"Sería un desastre económico quedarnos sin puente y sin Navidades en el Pirineo"

Las reservas hoteleras para el inicio de la temporada invernal se han paralizado.

Trabajos de mejora del Formigal Aragón Hills Hotel&Spa de cara a la temporada invernal.
Trabajos de mejora del Formigal Aragón Hills Hotel&Spa de cara a la temporada invernal.
GAT GESTIÓN

Los empresarios turísticos del Pirineo ven con "incertidumbre" el inicio de la temporada invernal. Y es que el toque de queda que rige en Aragón hasta el 30 de noviembre, la restricciones horarias de las actividades no esenciales y los confinamientos perimetrales de varias Comunidades Autónomas han paralizado todas las reservas.

Desde el sector reconocen que la apertura de la campaña debería llegar cuando se den todas las condiciones sanitarias, sin prisas, para no tener que interrumpirla. Pero también coinciden en que "sería un desastre económico quedarnos sin el puente de la Inmaculada y sobre todo sin las navidades, porque esos días suponen un porcentaje importante de la facturación de la temporada y nos jugamos mucho".

José María Ciria, presidente de la Asociación Turística del Valle de Benasque, afirma que en octubre las perspectivas eran "muy buenas" por el ritmo de reservas "pero con esta segunda ola se han quedado paralizadas, lógicamente". Deja claro que los establecimientos están preparados para abrir en el momento que sea posible, aunque reconoce que quizá el puente de la Inmaculada llegue este año demasiado pronto teniendo en cuenta la duración del toque de queda en Aragón. "Sería una pena porque son cuatro días espectaculares pero donde hay que echar el resto es a partir del día 20 en adelante para que esté todo abierto, porque allí nos jugamos más de media temporada", recalca.

Por su parte, Sandra Lecina, gerente de la Asociación Turística del Valle de Tena, reconoce que otros años a estas alturas ya tendrían prácticamente completas las reservas para las fechas más señaladas de diciembre "pero este año la gente está esperando y de momento hay muy pocas".

Y eso que los establecimientos están haciendo un esfuerzo para dar más facilidades ante posibles cancelaciones en caso de no poder llegar por restricciones de movilidad o por haber dado positivo o estar aislado por ser contacto estrecho. "Todo es para intentar animar a los clientes y dar un poco de confianza", destaca.

Mirando a Madrid, Zaragoza, País Vasco...

De momento, prefiere no hacer muchos planes "porque tampoco dependemos solo de nosotros, sino sobre todo de lo que pase en los destinos de origen de nuestros principales clientes como Madrid, Zaragoza o País Vasco ya que si ellos no pueden venir aquí, no sería viable abrir", apunta.

Mientras, Luis Terrén, presidente de la Asociación Turística del Valle del Aragón, es optimista y confía en poder arrancar la temporada en el puente o en Navidad como tarde, pero tampoco se atreve a hacer muchas previsiones hasta que se permita la movilidad entre Comunidades. "Casi no miramos si hay nieve o no porque estamos más pendientes de la pandemia", señala.

En su casto también están notando que las reservas están "muy tranquilas". "Igual que con la venta de abonos de temporada, la gente está apurando todos lo que puede hasta ver si se aclaran las cosas", afirma. Y de hecho, cree que esta campaña será de mucha venta de última hora y de más esquiadores "de día". Con todo, Luis Terrén asegura que la gente "puede estar tranquila" porque los establecimientos han adaptado sus instalaciones para ser "100% seguros"

Etiquetas
Comentarios