Despliega el menú
Huesca

huesca

Avanza el proyecto de Valentia Huesca para que personas con discapacidad elaboren cosmética ecológica 

Ya se han realizado los extractos de las plantas aromáticas y en Francia preparan el testeo de la crema con 60 voluntarios. Además, se va a construir un secadero en las instalaciones de la entidad oscense. 

Pruebas de laboratorio del proyecto Spagyria con los extractos de las plantas aromáticas.
Pruebas de laboratorio del proyecto Spagyria con los extractos de las plantas aromáticas.
Valentia

El proyecto europeo Spagyria que se basa en la investigación y desarrollo de un producto cosmético ecológico, involucrando a personas con discapacidad o dificultad de inserción laboral, y que lidera Valentia Huesca junto al centro Medes de Toulouse, la cooperativa Jardins du Girou, la Universidad de Zaragoza, el CEE Elkarkide y los ayuntamientos de Huesca y Pamplona, sigue logrando avances importantes. Tiene un presupuesto de 1.860.100 euros, financiados al 65% por el Feder (Fondo Europeo de Desarrollo Regional).

Como estaba previsto, en primavera se recolectaron las plantas aromáticas cultivadas en los distintos centros especiales de empleo que forman parte del proyecto. Las variedades con las que se está trabajando son: la Melissa officinalis, la Salvia sclarea y la Caléndula officinalis. Parte de la producción, tras someterse a un proceso de secado y picado, se ha enviado al laboratorio de la Universidad de Zaragoza, donde se ha realizado la extracción supercrítica y el estudio de rendimiento. Otra parte se ha llevado al CITA y se ha sometido a un proceso de evaporación por arrastre para la obtención de los hidrolatos, especialmente hidrolato de Melissa.

Primera destilación de Melissa dentro del proyecto Spagyria.
Primera destilación de Melissa dentro del proyecto Spagyria.
Valentia

Los extractos supercríticos resultantes serán enviados al laboratorio cosmético Karicia, encargado de elaborar la crema final de Spagyria, cuya formula ya está aprobada por los miembros del consorcio del proyecto y cumple con la calidad necesaria.

Paralelamente, se está trabajando en el análisis de la huella de carbono del proyecto. Ya se han realizado las visitas a los huertos de los diferentes centros especiales de empleo para obtener los datos para el estudio y ahora queda pendiente analizar el impacto del secado de las plantas. Este análisis abarca todo el proceso hasta la obtención de los extractos y los hidrolatos. Además, se ha impulsado la construcción de un secadero en las instalaciones de Valentia en Huesca con un presupuesto de más de 115.000 euros.

A pesar de la situación de pandemia, el proyecto sigue avanzando dentro de los tiempos esperados y uno de los siguientes pasos será el testeo de la crema en un grupo de voluntarios que ya están preseleccionados. Correrá a cargo del instituto Medes de Toulouse una vez se tenga las muestras de la crema final y se obtenga la aprobación de la Agencia Nacional para la Seguridad de Medicamentos y Productos Sanitarios de Francia en la que se está trabajando ahora. Además, se necesita el visto bueno del comité de ética, y de la adaptación de todos los protocolos a los nuevos requisitos sanitarios derivado de la pandemia de la COVID- 19.

Según el protocolo, el análisis se va a llevar a cabo en 60 voluntarios con unos requisitos específicos en Francia, siendo la mitad hombres y la otra mitad mujeres con edades comprendidas entre 18 y 50 años. Los voluntarios se dividirán en tres grupos, probando cada uno una fórmula diferente de la crema. Estas pruebas se realizarán durante 8 semanas aplicando dos veces al día una dosis específica en rostro y un antebrazo para comprobar así el comportamiento de la crema en una parte del cuerpo con más exposición solar como es la cara y otra con menos como el antebrazo. Durante el proceso se realizará un cuestionario clínico y dos cuestionarios de satisfacción a los voluntarios para conocer su experiencia y realizar las optimizaciones oportunas en el cosmético. Este ensayo está previsto llevarse a cabo a finales de junio del 2021.

Mientras tanto, se está trabajando en el desarrollo de unas bases para la elaboración de una norma de acreditación ecológica llevaba a cabo por un Comité Científico y de Usuarios (CCU). 

Además, la autoridad de gestión del Consorcio de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos ha autorizado una prórroga de un año del convenio Feder del proyecto SPAGYRIA hasta diciembre del 2021. Esta ampliación del plazo, permitirá extraer más cantidad de principios activos de las plantaciones, trabajar en el expediente para lograr el visto bueno de las autoridades sanitarias francesas para comenzar las pruebas con voluntarios y la posterior fabricación de las muestras gratuitas de cosmético que se entregarán al final del proyecto.

Etiquetas
Comentarios