Huesca
Suscríbete por 1€

La Generalitat da otro paso para proteger el Museo de Lérida y el obispo de Barbastro estudia recurrirlo

La diócesis aragonesa se opone a la declaración de Interés Nacional porque no se le consultó como dueño de los bienes.

Museo de Lerida. Piezas de procedencia aragonesa. / 24-08-2016 / FOTO: GUILLERMO MESTRE
El frontal aragonés de Tresserra, la obra más valiosa que se exhibe en el Museo Diocesano de Lérida.
Guillermo Mestre

La Generalitat ha dado un nuevo paso para blindar el Museo de Lérida, donde están depositadas las 111 obras de arte de las parroquias aragonesas. Su Diario Oficial publicó el 3 de noviembre el acuerdo del departamento de Cultura por el cual se declara Museo de Interés Nacional, un hecho que coincide con la presentación del recurso del Gobierno catalán contra la sentencia del juzgado de Barbastro que ordenó la devolución inmediata de esa colección. Además, hace un mes, el Tribunal de Conflictos de Jurisdicción rechazó la competencia de Cataluña sobre el arte sacro aragonés.

La ley de museos de esa comunidad prevé la declaración de esta figura atendiendo al valor o la "significación especial" para su patrimonio cultural. El de Lérida, inaugurado en 2007, está integrado básicamente por tres colecciones: la del antiguo Diocesano, la de arqueología y la del tesoro de la catedral ilerdense. Buena parte de la primera la componen las obras aragonesas, tanto las 111 de las parroquias del obispado de Barbastro-Monzón objeto de la sentencia, como las que todavía quedan del monasterio de Sijena, después de que 44 salieran de allí hace tres años por orden judicial y con auxilio de la Guardia Civil.

"Estas colecciones comprenden básicamente todas las épocas de la historia y del arte de nuestro país", señala la orden publicada por el Diario Oficial de la Generalitat. Son piezas "estelares", "hitos de la historia" de las comarcas leridanas, añade.

Contra el acuerdo cabe interponer un recurso de reposición ante la misma administración o un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. La Diócesis de Barbastro-Monzón ha anunciado que estudia "las posibles acciones legales que se pueden ejercer", ya que está en desacuerdo con la declaración "por los mismos motivos" alegados hace cuatro años, con el añadido de las sentencias que en este tiempo le han reconocido la propiedad de los bienes.

La Generalitat ya intentó en 2016 declarar el Museo de Lérida de Interés Nacional, lo que Aragón interpretó como un obstáculo para el retorno de los bienes. Lo recurrieron los obispados de Barbastro-Monzón y de Huesca, ya que este también tiene obras en él: el frontal de El Salvador de la iglesia de Berbegal y dos tablas góticas de la parroquial de Peralta de Alcofea. El Tribunal de Justicia de Cataluña anuló la declaración por un defecto de forma, no porque no se diera audiencia a las diócesis demandantes como dueñas de las colecciones, que es lo que alegaban, sino porque paradójicamente el Consorcio del Museo no cumplió con el trámite de dar su aprobación.

Según esa sentencia, del 8 de noviembre del 2019, la consideración de interés nacional tiene que ver con la concesión de ayudas para gastos de funcionamiento, asesoramiento técnico y organizativo, apoyo a la restauración, difusión del patrimonio, adquisiciones o investigaciones, pero "no incide en la titularidad de los bienes o colecciones".

El abogado de la diócesis barbastrense advirtió entonces que poco le costaría a la Generalitat volver a tramitar el procedimiento, como así ha hecho, dada la composición de consorcio, presidido por la consejera catalana de Cultura. La victoria legal tuvo pues un sabor agridulce al no haber admitido el tribunal el consentimiento preceptivo de los obispados como propietarios de las obras.

Un año después, la Generalitat, ha insistido, con el error ya solventado. Sin embargo, los letrados aragoneses de la causa de los bienes descartan que esto pueda afectar ahora al litigio y suponer un blindaje del museo de cara al retorno de los bienes. Se trata, aclara Jorge Español, de una orden administrativa frente a un pleito civil por la propiedad de unas obras que de momento la justicia ha atribuido al obispado de Barbastro-Monzón, al que ha ordenado que sean retornadas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión