Despliega el menú
Huesca

Huesca 

El ocio nocturno de Huesca se reivindica en un vídeo como 'solución' para frenar los contagios 

Los hosteleros manifiestan que en sus locales no se ha registrado transmisión de la covid-19 y que su cierre solo favorece "fiestas privadas, eventos clandestinos, botellones y reuniones sin control". 

El ocio nocturno de la capital oscense graba un vídeo pidiendo ayudas y asegurando que ellos "no son el problema, sino la solución"

La Asociación de Empresarios de Ocio Nocturno de Huesca ha realizado un vídeo para  reivindicar que sus establecimientos ""no son el problema sino la solución" para frenar  la expansión de la covid-19. Cerrados desde que se decretó el estado de alarma el 14 de marzo, salvo tres semanas entre junio y julio, los que tenían posibilidad de colocar terraza se acogieron a la opción facilitada por elAyuntamiento para cambiar de licencia de manera temporal y poder abrir como cafetería desde el 11 de septiembre.  Andrés Bailo, propietario del bar Tararí, en la plaza de los Fueros, ha señalado que "nos hemos adaptado como hemos podido, pero con las nuevas limitaciones y la llegada del frío no podemos seguir adelante". 

Las nuevas restricciones, con la entrada en vigor del nivel 3 de alerta sanitaria desde este lunes, impiden el consumo en el interior, marcan la hora de cierre a las 22.00 y acotan al 50% el aforo en los veladores, con un máximo de seis personas por mesa. Con el vídeo, de apenas un minuto de duración, los 12 establecimientos que forman parte de la Asociación quieren dejar constancia de que en ninguno de ellos se han producido contagios. En las imágenes se puede ver a los dueños del Tararí, El Palmar, Casa Juan, el Twister Planet, el Edén o el Warhol entre otros, bajando las persianas de sus locales. "Es algo que muchos tendremos que hacer de forma definitiva si no nos permiten abrir o no nos conceden ayudas", señala Andrés Bailo.   

Los hosteleros inciden una vez más en que impedir la apertura de estos espacios conlleva que se organicen "fiestas privadas, eventos clandestinos, botellones y reuniones sin control". "No somos el problema sino la solución para evitar que la gente se pueda juntar en sitios donde no hay ningún control porque en nuestros establecimientos se cumplen las normas de higiene y distancia social", apunta Bailo. 

Ante el nuevo escenario definido por el nivel 3 de alerta, algunos hosteleros del ocio nocturno se plantean abrir las terrazas durante el fin de semana, "pero eso va a depender de la situación de cada uno, de si puede o no contratar trabajadores y de si puede asumir el coste", apunta el dueño del Tararí. Según dice, los oscenses han respondido bien, "mejor de lo que esperábamos" a la oferta de terrazas pero "noviembre es noviembre", señala. 

 

 

Etiquetas
Comentarios