Despliega el menú
Huesca

Huesca y Lérida encargan un plan conjunto para regular las visitas en el congosto de Mont-rebei

La Diputación de Huesca ha licitado el contrato, cuyo objetivo es frenar la masificación del sendero de las pasarelas y del embalse de Canellas, compartido por las dos provincias.

Pasarelas en el congosto de Mont Rebei, que se ve desde esta ruta.
Pasarelas en el sendero, sobre el embalse de Canellas.
Rafael Gobantes

Las diputaciones de Huesca y Lérida elaborarán una estrategia conjunta de gestión integral del embalse de Canelles y el congosto de Mont-rebei, situados entre las dos provincias, a ambos lados del río Noguera-Ribagorzana, con el objetivo de frenar la masificación y ordenar las visitas. La primera ha sido la encargada de sacar a licitación el contrato de consultoría, por 60.000 euros, a elaborar en seis meses.

Ambas administraciones firmaron un convenio de colaboración el 6 de agosto de 2020 para regular esos espacios, cada vez más visitados. La idea es revitalizar el sector turístico, en beneficio de los pueblos del entorno, pero de una manera ordenada. Al tirón de los itinerarios senderistas y de la escalada en las impresionantes paredes del congosto, se une el 'boom' de la navegación en el embalse. Ya se cuenta con infraestructuras, como el Camino Natural de Montfalcó al congosto de Mont-rebei, donde destacan las pasarelas de madera adosadas a la roca; y el tramo de GR 1 que atraviesa el congosto y que se encuentra tallado en paredes de roca; el aparcamiento de la Masieta, situado en la parte catalana; y los puentes colgantes, uno de los cuales conecta las dos orillas del río Noguera-Ribagorzana, uniendo las provincias de Lérida y Huesca.

El camino de Montfalcó ha pasado de 40.000 senderistas hace solo unos años a más de 150.000, mientras que en Canelles hay registradas 1.801 embarcaciones (10 a vela, 387 a motor y 1.404 a remo). Este embalse es el más grande del Pirineo y el segundo de la cuenca del Ebro..

"Todo ello exige trabajar de modo coordinado entre las diferentes administraciones cuyo ámbito territorial se sitúa en dicho entorno, con el fin de aunar esfuerzos para garantizar políticas públicas y medidas para un desarrollo equilibrado y sostenible del destino", señala el acuerdo entre las dos administraciones. La de Huesca se quedó encargada de sacar a licitación el contrato para elaborar una estrategia conjunta, que  acaba de publicar este lunes. 

La empresa adjudicataria debe elaborar en seis meses un plan para ordenar la presencia de turistas en el territorio, tanto en el medio terrestre como acuático y reducir el impacto de su presencia sobre los recursos naturales y culturales. El estudio servirá para que las diputaciones puedan adoptar decisiones sobre la posibilidad de instalar nuevos equipamientos o modificar los existentes de cara a mejorar la seguridad de los turistas, optimizar el uso de los recursos naturales disponibles y reducir el impacto sobre los mismos. También para adecuar los medios de transporte en el acceso a las distintas entradas; estudiar la viabilidad de obtener recursos económicos por la explotación de los recursos turísticos que permitan el mantenimiento de los equipamientos y del personal contratado; y, por último, conocer el marco jurídico para permitir la actuación de esas administraciones. 

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) aprobó el pasado mes de julio una moratoria en los permisos de navegación en el embalse de Canelles, de forma que no concederá nuevas autorizaciones a embarcaciones mientras no se apruebe el plan de ordenación de esa masa de agua. A principios de año, había registradas 1.801 embarcaciones (10 a vela, 387 a motor y 1.404 a remo) en Canelles, un embalse situado entre Aragón y Cataluña que es el más grande del Pirineo y el segundo más grande de la cuenca del Ebro

 

Etiquetas
Comentarios