Despliega el menú
Huesca

El sector de las aguas bravas de Huesca cierra la campaña con caídas de clientes de hasta el 60%

El aumento de usuarios nacionales en el Gállego y el Ésera durante el verano no ha compensado el fuerte descenso de extranjeros por las restricciones de viaje.

Un grupo de clientes haciendo una bajada de rafting este verano por el Gállego con mascarillas.
Un grupo de clientes haciendo una bajada de rafting este verano por el Gállego con mascarillas.
Ur Pirineos

El reciente puente del Pilar despidió la temporada de aguas bravas en la provincia de Huesca y las empresas que trabajan en los ríos Gállego y Ésera coinciden en hacer un mal balance. Calculan que la caída de clientes ha llegado hasta el 60% contando los siete meses de campaña y del 20% solo en verano.

Es la estimación de Gustavo Ortas, presidente de la Asociación Gállego Activo y socio de la empresa UR Pirineos, quien no pone paños calientes. "El balance es negativo porque de seis meses de temporada, solo hemos podido trabajar tres, ya que los otros estuvimos cerrados por el confinamiento. Y en julio, agosto y septiembre lo hicimos con aforos limitados", argumenta.

Esta disminución de clientes se ha traducido también en una menor contratación de guías, que Ortas cifra en un 20% menos de media en los meses en los que sí han podio realizar la actividad.

El perfil del cliente también ha cambiado este año ya que en verano solía incrementarse mucho los grupos de extranjeros, pero este año apenas han llegado y ha sido fundamentalmente usuarios españoles. Y entre ellos han predominado el público familiar.

A falta de hacer cuentas, la previsión económica es negativa ya que al recorte de campaña se unen los gastos extra que han tenido que asumir para convencer a los potenciales usuarios de que la actividad era completamente segura. "Al tener que romper la distancia social en las barcas, las mascarillas eran obligatorias, lo que nos ha supuesto una inversión extra, también en expendedores de gel", señala.

Ortas se felicita de que "por suerte" el Gállego ha tenido una regulación de caudales que favorecía la actividad durante el verano. Y espera que esa colaboración sigue en el futuro para mantener esta industria turística.

"No nos han llegado ayudas"

Los empresarios del río Gállego tienen ya la vista puesta en el 15 de marzo de 2021 para reiniciar una nueva temporada y esperan que para entonces haya al menos una "cierta normalidad". "Porque otra campaña igual sería muy malo para el sector", advierten. Además, lamentan que no han llegado ayudas extra prometidas más allá de los ERTE. "No se sabe cuándo van a llegar ni si va a llegar a algo", apunta Ortas.

En el Ésera también han notado un notable descenso de usuarios este verano, en buena medida por las restricciones al turismo internacional. En este sentido, José María Martínez, director de la empresa Eseraventura –la decana de las empresas ribagorzanas- comenta que, tras la debacle de la primavera, a comienzos de verano todo indicaba que iba a ser una muy buena temporada por las reservas y llamadas que recibían.

Sin embargo, la situación sanitaria en las comarcas orientales, primero, y las recomendaciones de no viajar a España desde los países de origen de usuarios extranjeros habituales (Francia, Bélgica u Holanda), después, hicieron que se redujeran "drásticamente" las cifras de clientes respecto a temporadas anteriores. "Hemos sufrido en torno a un 20% de pérdida de usuarios en esta temporada veraniega", reconoce Martínez. Y es que pese recibir un 10% más de clientes españoles (sobre todo de Cataluña, Madrid y Aragón), la cifra de visitantes extranjeros ha caído un 40%, algo especialmente grave, ya que son los que suelen contratar los paquetes más caros.

De cara a 2021 se plantean como objetivos recuperar el número de usuarios extranjeros y mantener al mismo tiempo el tirón entre los nacionales, pese a ser conscientes de que en buena medida el repunte de este año ha podido ser eventual por las restricciones de las zonas de playa.

Y al igual que ocurre con el Gállego, las empresas del Ésera también esperan seguir manteniendo los convenios de colaboración con las hidroeléctricas que operan en el valle para gestionar los desembalses y optimizar el aprovechamiento del río.

Etiquetas
Comentarios