Despliega el menú
Huesca

Patrimonio

Cedidas al Museo Diocesano de Huesca las tablas de San Orencio y Santa Paciencia

Forman parte de la Colección BBVA y pertenecían al retablo de finales del s. XV de la basílica de San Lorenzo en la capital oscense. Están declaradas BIC (Bien de Interés Cultural) por el Patrimonio Histórico Español

Tablas 'San Orencio' y 'Santa Paciencia' que se pueden ver en el Museo Diocesano de Huesca.
Tablas 'San Orencio' y 'Santa Paciencia' que se pueden ver en el Museo Diocesano de Huesca.
David Mecha Rodríguez

Las tablas 'San Orencio' y 'Santa Paciencia', propiedad de BBVA, quedarán depositadas en las salas del Museo Diocesano de Huesca el día 9 de octubre tras el acuerdo alcanzado por la entidad y el Obispado de Huesca por el que las cede en depósito temporal. Ambas formaron parte del retablo mayor del primitivo templo gótico de san Lorenzo de la capital oscense, que fue reemplazado por el retablo actual, para la nueva iglesia barroca que se construyó entre 1608 y 1625. Ambas tablas están declaradas BIC (Bien de Interés Cultural) por el Patrimonio Histórico Español.

Del conjunto del retablo de finales del siglo XV únicamente se conservan estas dos tablas dedicadas a san Orencio y santa Paciencia, padres de san Lorenzo y que pertenecen a la Colección BBVA y otras dos de pequeño formato con escenas del Lavatorio de Pilatos y el Ecce Homo pertenecientes a la basílica de san Lorenzo y que se exponen en el Museo Diocesano de Huesca. Permanecieron en el templo hasta 1910, guardadas en la antesacristía. Un año después estaban en posesión de la duquesa de Parcent, Trinidad von Scholtz-Hermensdorff, gran impulsora del arte y la artesanía españolas que las expuso, con toda su colección, en la Real Academia de San Fernando en mayo de 1911. Sus herederos las pusieron en venta en 1979, junto a otras obras que poseían en la finca de El Quexigal de Madrid.

Fueron adquiridas en una subasta por el Banco de Huesca, que las expuso en el vestíbulo de su sede en Huesca en el Coso Alto. Al ser este integrado en el Banco de Bilbao estas dos tablas fueron trasladadas a su sede de Huesca en la calle Zaragoza donde permanecieron expuestas hasta 2018, cuando fueron trasladas al taller de restauración de arte de BBVA en Madrid.

Al remodelar su sede bancaria, los responsables de la Colección del Banco ofertaron al Museo Diocesano la cesión en depósito de ambas obras. Tras las negociaciones oportunas se firmó el contrato de comodato entre BBVA y el Obispado de Huesca el pasado día 11 de agosto de 2020.

El Diocesano agradece a BBVA esta iniciativa, que incrementa la exposición de pintura del siglo XV expuesta en la Sala Gótica del espacio museístico. Esta será la primera vez que se reunificarán las únicas cuatro tablas que se conservan hoy en día del retablo original.

Estas obras están atribuidas al pintor Pedro Díaz de Oviedo, quien las debió realizar entre 1497 y 1500 y que está documentado en Huesca en 1498,  cuando estaba dorando algunas claves de las bóvedas de la catedral, entre otras la mayor dedicada al obispo de la época don Juan de Aragón y Navarra.

Aunque aparentemente tenían un buen estado, han sido sometidas recientemente a una rigurosa restauración tanto en la policromía como en el soporte y parte posterior, donde había serias deficiencias. Ambas se expusieron en la muestra 'Signos, Arte y Cultura en el Alto Aragón Medieval, en la Diputación Provincial de Huesca en 1993 y con estudio adjunto de la catedrática Mª Carmen Lacarra.   

En el óleo, san Orencio aparece sentado en un sitial o trono gótico de alto respaldo, cubierto de brocado y con los laterales y los brazales decorados con diez figuras de profetas y otros seis personajes. Todos están pintados en vivos colores. Viste una lujosa capa pluvial bordada de pedrería y perlas, y sostiene una vara florecida que alude a su intervención milagrosa en épocas de escasez en la ciudad de Huesca. Esta tiene unas dimensiones de 146 x 114 cm.

'Santa Paciencia' (157 x 114 cm) es una pintura paralela a 'San Orencio'. La santa está entronizada en un rico sitial destacando su dignidad. La acompañan a ambos lados los santos diáconos Vicente y Esteban.  

Etiquetas
Comentarios