Despliega el menú
Huesca

Urbanismo

Huesca abre otro tramo de Ramón y Cajal y completará la reforma del paseo en 2021

La segunda fase de la mejora de esta avenida ha finalizado dos meses antes de lo previsto. El alcalde se ha comprometido a dotar económicamente la reurbanización de la última parte de la avenida el año que viene. 

El paseo Ramón y Cajal de Huesca ya tiene otro nuevo tramo abierto al paso de vehículos y peatones. Las obras iniciadas en marzo entre las calles José María Lacasa y Camila Gracia han terminado y la avenida ha quedado este miércoles libre tras una profunda reurbanización que no solo ha transformado su aspecto exterior sino que también ha supuesto la renovación de las redes de abastecimiento y saneamiento de agua así como de los servicios de electricidad, teléfono...

Los trabajos, con un coste de 1,4 millones de euros, han finalizado dos meses antes de lo previsto y dan continuidad a la reforma realizada en este paseo a finales de 2018 entre el puente del Isuela y la calle José María Lacasa.

Como ya se hizo en el primer tramo, las aceras laterales de esta vía se han ensanchado hasta los 7 metros para dar más espacio al peatón. La calzada central ha pasado de cuatro a dos carriles (uno por cada sentido de la circulación) y se han habilitado plazas de aparcamiento a ambos lados de los mismos, así como espacios de carga y descarga.

La concejala de Urbanismo, María Rodrigo, ha indicado que tan solo quedan por retirar las vallas de un elemento infantil, un rocódromo. "Todo está en marcha y en pleno funcionamiento", ha dicho.

La reurbanización del paseo Ramón y Cajal se estructuró en tres fases. "Hay un compromiso del alcalde, que ya anunció, para continuar con el tercer tramo en 2021 y seguir con la transformación urbanística de la ciudad", ha destacado la responsable de Urbanismo. Según ha dicho, esta última parte, con un presupuesto de 1,2 millones de euros, tendrá partida económica el próximo ejercicio.

Este último tramo unirá el paseo con la plaza Santo Domingo y el Coso Bajo mediante una rotonda para configurar un renovado eje desde la plaza de la Inmaculada en lo que es el centro comercial y social de la ciudad. Para un futuro no tan inmediato quedará la reurbanización de la plaza Unidad Nacional y la reforma del Coso Alto hasta la plaza Lizana. Este último proyecto está hecho desde hace varios años. 

La mejora de Ramón y Cajal era la apuesta delPSOE tras conseguir la alcaldía en 2015, después de que el PP emprendiera la peatonalización del centro en 2011. De hecho, las obras de la primera fase del paseo se realizaron antes que las del Coso Bajo entre la calle Sancho Ramírez y la plaza de Santo Domingo. Estos trabajos finalizaron a mediados del pasado mes de agosto. 

Cambios en la circulación

Terminadas estas actuaciones, el Ayuntamiento está revisando la movilidad y tráfico en el conjunto de la zona peatonal que conforma el anillo de los cosos. "Estamos analizando las entradas y salidas de los vehículos de los vecinos del casco histórico para, como ya hizo en el Coso Alto, intentar reducir el tráfico", ha explicado María Rodrigo.

La concejala ha añadido que los seis meses en los que el Coso Bajo "ha estado abierto en canal" ha habido rutas alternativas de circulación . "Unas se mantendrán y otras se retocarán para que el número de coches que pase por ahí sea el mínimo posible y para que los residentes lleguen sin problemas a sus domicilios y garajes", ha manifestado. 

Etiquetas
Comentarios