Despliega el menú
Huesca

San Juan de Plan tendrá la primera escuela de pastores de Aragón

El centro inicia su actividad la próxima semana con el objetivo de integrar el oficio en el sistema educativo y obtener una acreditación laboral. 

Alberto Palación es uno de los 15 alumnos que se formarán para a su vez enseñar a los pastores. En la imagen, con su hijo Teo en una zona de prados junto al río Zinqueta, en Gistaín.
Alberto Palacín es uno de los 15 alumnos que se formarán para a su vez enseñar a los pastores. En la imagen, con su hijo Teo en una zona de prados junto al río Zinqueta, en Gistaín.
Heraldo

El sacrificado oficio de pastor no tiene en Aragón un reconocimiento profesional ni un espacio en el sistema educativo. Para cubrir estas carencias, el Ayuntamiento de San Juan de Plan, con el apoyo de la Diputación de Huesca, ha creado la primera escuela de pastores de la Comunidad. La actividad formativa se iniciará el próximo martes, 29 de septiembre, con 15 alumnos. En una primera fase, hasta noviembre, se les formará para que a su vez sean tutores de los futuros aspirantes al título a partir de la primavera, cuando en colaboración con el Instituto Aragonés de Empleo, ya esté perfilado un itinerario formativo. 

Estos primeros alumnos realizarán 80 horas de formación teórica y práctica. Correrá a cargo de profesionales con experiencia de explotaciones del valle de Chistau, profesores del instituto de formación agraria Montearagón de Huesca, y otros llegados de escuelas de pastores de Olorón (Francia), el País Vasco y Asturias. En España hay actualmente siete centros de este tipo.

La escuela surge de las carencias detectadas en el sector, necesitado de una actualización en una materia donde no existe formación reglada, ha explicado el alcalde de San Juan de Plan, Roberto Serrano. El valle de Chistau es un lugar idóneo para esta iniciativa pionera en Aragón por la importante presencia de la ganadería extensiva, que forma parte esencial de su estructura económica. "Queremos darle un trato de igualdad respecto a otras profesiones", ha opinado el alcalde. 

Este perfil profesional de trabajador de la ganadería extensiva no tiene encuadre actualmente en ningún itinerario formativo del sistema educativo y no figura en el catálogo nacional de cualificaciones laborales. Por ello, se quiere empezar por lo más básico, formar a los futuros formadores, 15 alumnos que luego se encargarán de tutorizar al resto.

La inquietud surgida en San Juan de Plan llevó al Ayuntamiento a ponerse en contacto con el departamento de Educación, la Diputación de Huesca y otros agentes económicos y sociales. El origen de la idea arranca de una iniciativa surgida entre 2003 y 2005 de la mano de Federico Fillat, director del departamento de Ecología de los Sistemas Pastorales, del Instituto Pirenaico de Ecología, con el respaldo financiero de un proyecto Interrreg europeo, dirigido a alumnos españoles y franceses, pero no tuvo continuidad. Entonces, ha matizado el alcalde, "quizá no se veía esa necesidad".

Respecto al interés por estas enseñanzas, Roberto Serrano asegura que basta con mirar a las siete escuelas existentes en España. "Hay más demanda que oferta e incluso en algún caso se exige un perfil concreto y deben pasar pruebas de acceso". 

La escuela de San Juan de Plan responde a un modelo abierto. Los recursos no se concentrarán en este municipio ni en este valle. Ofrecerá sus puertos de montaña, ricos en pastos, para las prácticas de manejo de ganado, pero habrá otros emplazamientos, teniendo en cuenta que el ganado extensivo se extiende por las comarcas del sur. De cara a la realización de las prácticas se está realizando un listado de explotaciones colaboradoras.

Para Roberto Serrano, es un trabajo itinerante y nómada relacionado con una forma de interpretar el territorio que a veces choca con el actual modelo de vida urbano, de ahí los problemas de encaje en el sistema educativo y laboral. 

Por su parte, la Diputación ha mostrado su respaldo a una iniciativa "que busca el asentamiento de la población" en un momento en el que debido a la pandemia "la ciudad vuelve la mirada hacia los valores del medio rural", teniendo en cuenta además la importante labor del pastoreo, presente en la provincia, de sur a norte y de este a oeste, ha dicho la diputada responsable de Iniciativas Territoriales, Miriam Ponsa. 

Maestro de pastores

Alberto Palacín es uno de los 15 alumnos que el día 29 empezarán su formación en la escuela, no para ejercer el oficio, pues ya tiene una dilatada experiencia, sino para convertirse a partir de la primavera en maestro de pastores. A sus 49 años, este ganadero de San Juan de Plan, además de tener una explotación de vacuno, completa el ciclo con una sala de despiece y la comercialización de la carne a través de la empresa Chistau Natural. "La idea es formarnos como docentes para luego enseñar el oficio desde la práctica de nuestras explotaciones y la ganadería en los puertos, mostrando el manejo, los problemas que dan los animales, las curas...". Ellos han aprendido con sus padres, "pero era necesario un centro así para titular a los alumnos y dignificar el oficio, darle un reconocimiento".

En su opinión, existe demanda, "tal y como están las cosas, con la vuelta al campo", y el sector tiene el reto de producir carne de calidad de una forma sostenible. "Puede tener salida, pues aunque sea sacrificado, no se trabaja como antes. Algunos días tienes que atender un parto de una vaca a las 2 de la madrugada, pero otros estás más descansado".

También pasará por la escuela Ernesto Ferrer, dispuesto a echar una mano "para que otros aprendan a manejarse con los rebaños". Él tiene una explotación de ovino trashumante, con ovejas en Panticosa y en las comarcas del sur, en Almudévar y Tardienta. "La escuela era necesaria porque hay gente interesada en conocer el oficio de pastor", dice este ganadero que, pese a llevar ya lleva 25 años, asegura que siempre está aprendiendo, "no en el manejo de rebaños en extensivo, pero si en conocimientos técnicos sobre enfermedades o tratamientos.  

    

     

Etiquetas
Comentarios