Despliega el menú
Huesca

Loarre estudia cerrar el paso al yacimiento de huevos de dinosaurio para evitar expolios

El Ayuntamiento confía en el potencial del hallazgo en un pueblo que ya recibe 100.000 visitantes al año por el castillo.

Imágenes de los paleontólogos y del nido de dinosaurio con los huevos.
Imágenes de los paleontólogos trabajando en el yacimiento.
Grupo Aragonsaurus

El yacimiento de huevos de dinosaurios descubierto en Loarre, uno de los más grandes del mundo, está enclavado en un lugar de esta sierra prepirenaica muy frecuentado por excursionistas. Por ello, el Ayuntamiento está estudiando la posibilidad de limitar los accesos, con objeto de prevenir expolios, el deterioro de los materiales o la simple presencia de curiosos. La pista que va hasta la excavación es una de las más transitadas.

Así lo confirmó el alcalde, Roberto Orós. Según dijo, necesita contar con el permiso del servicio provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, ya que se trata de un monte de utilidad pública. "El objetivo es que no sea fácil llegar, e incluso cortar los accesos un par de kilómetros antes", aclaró, ya que la zona atrae a excursionistas que van a comer al campo o hasta a pasar la noche. El principal peligro es la facilidad para llegar en coche.

De momento, los paleontólogos continúan excavando, aún permanecerán allí varias semanas, por lo que el yacimiento se mantiene vigilado. "Pero en el momento en que recojan todo y acaben la campaña, según cómo quede el espacio y las necesidades de protección, tomaremos una decisión u otra", anunció el alcalde, que espera a que los investigadores sean quienes marquen la pauta a seguir.

Por su parte, Miguel Moreno, codirector del yacimiento, señaló que la prioridad es concluir la excavación para dejarla cerrada y que no exista ningún riesgo, aunque es consciente de que es un lugar a proteger al tratarse de una zona de paso. A su favor juega la dificultad de ver los fósiles y el daño mínimo por el pisoteo, a diferencia de otro tipo de prospecciones arqueológicas. "Nos costará un mes sacar el material. Ya hemos avisado al Seprona de la Guardia Civil y a los Agentes de Protección de la Naturaleza", declaró.

Respecto al peligro de expolio, recordó el caso de Coll de Nargó, en Lérida, donde hace varios años fue robado el fósil del esqueleto de una cría de un vertebrado, posiblemente de un dinosaurio de entre 65 y 70 millones de años. Meses después un desconocido lo devolvió al mismo lugar, aunque con algunos desperfectos. Ese yacimiento es uno de los más importantes del mundo en huevos de saurópodo. Precisamente sus técnicos visitarán la próxima semana Loarre para conocer el material que se está extrayendo aquí.

El yacimiento descubierto en la provincia de Huesca es el primero en Aragón donde han aparecido huevos de dinosaurio. El Ayuntamiento de Loarre ve en él un potencial turístico, dada su excepcionalidad, para complementar la oferta ya existente en este municipio, conocido sobre todo por el castillo.

A la espera de nuevas campañas de excavación, "a medio o largo plazo lo interesante sería que saliesen nuevos restos como para tener un espacio expositivo y combinarlo con otros atractivos", indicó su alcalde. Por este municipio pasan cada año 100.000 visitantes para ver el castillo románico. "Tenemos infraestructuras y tenemos afluencia turística para dar mayor difusión", añadió Roberto Orós. No obstante, habrá que esperar, matizó, a los resultados finales y contar con apoyo de instituciones superiores. 

De entrada, todo lo que se extraiga, por orden de la Dirección General de Patrimonio, se enviará al Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de Zaragoza, donde se guardarán los fósiles, considerados por su director, José Ignacio Canudo, "raros y excepcionales".

Etiquetas
Comentarios