Despliega el menú
Huesca

huesca

"El confinamiento provocó un galopante avance del alzhéimer en los enfermos"

La Asociación Alzheimer Huesca ha recogido en un vídeo testimonios de familiares de pacientes que cuentan su experiencia durante estos meses de confinamiento para reivindicar las necesidades de este colectivo.

Mercedes Alcázar, en su casa, con marido Paco atendido por una trabajadora del Centro Alzheimer Huesca.
Mercedes Alcázar, en su casa, con marido Paco atendido por una trabajadora del Centro Alzheimer Huesca.
Asociación Alzheimer Huesca

"Tuve que reducirme la jornada laboral y que un familiar se confinara en mi casa para poder llevar todo el trabajo que conllevaba el cuidado de mi marido. Y en estos meses he observado cambios en él, primero a nivel físico porque tenemos que salir a la calle con un carrito ya que no tiene equilibrio, y también a nivel de salud porque tiene problemas neurológicos y ha dejado de hacer ejercicios cognitivos con lo que ahora ya solo recorta". Esta es la dura experiencia que ha vivido María José Domer con su marido, enfermo de alzhéimer, durante los tres meses de confinamiento que cerró el Centro de Día al que acudía y que recoge un vídeo lanzado por la Asociación Alzheimer Huesca con testimonios de cuidadores y expertos sobre las consecuencias de estos meses con el fin de reivindicar las necesidades de este colectivo coincidiendo con la celebración este 21 de septiembre del Día Mundial de esta enfermedad.

La reapertura de este Centro Terapéutico Recuerdos supuso para ella y para su familia "un descanso físico y emocional" que, además, le ha permitido recuperar la jornada laboral completa. Además, valora el trato que le dan a su marido, "porque está mucho más tranquilo y nos sonríe más", y asegura que le deja cada día "muy tranquila" gracias a las medidas anticovid que han puesto en marcha.

También relata su experiencia Mercedes Alcázar con su marido, afectado por esta enfermedad. Reconoce que el cierre temporal de este centro de día de la asociación les provocó un cierto "trastorno", aunque también afirma que se ha sentido muy acompañada por sus familiares y por el personal del centro, "que han estado muy pendientes y nos han mandado trabajos en casa". Para su marido, poder regresar ha sido "como volver a vivir" y para ella "un descanso", subraya.

Desde el Centro Terapéutico Recuerdos hacen hincapié en que antes del 13 de marzo, la enfermedad de Alzheimer era ya una pandemia "de la que no nos queríamos hacer conscientes" y que la crisis sanitaria de la covid ha agravado la situación de los enfermos provocando un retroceso en todo lo conseguido para el bienestar de estas personas. "La vida se paralizó durante tres mese y medio causando un avance galopante de la enfermedad y un deterioro de la salud física y psicológica al quedarse sin recursos para su supervivencia perdiendo años de calidad de vida y arrastrando con ellos a los cuidadores", lamentan.

También Javier Olivera, médico psiquiatra del hospital San Jorge de Huesca y responsable del programa de Psicogeriatría junto con José Galindo en el hospital Provincial, ahonda en el "importante deterioro" que han sufrido las personas con demencias al empeorar su estado cognitivo en estos meses. Ante el cierre de servicios como este centro de día de Huesca, han tenido que ser "ingeniosos" y crear nuevas vías de atención telemáticas a través de las videoconferencias. No obstante, recuerda que llevan muchos años reivindicando recursos específicos, programa especializados y un plan nacional y autonómico contra el Alzheimer. Algo que con la pandemia de la covid se ha puesto de relieve todavía más perjudicando a este colectivo tan vulnerable.

Por todo ello, la asociación reclama más coordinación entre las administraciones y las entidades sociales que atienden a estos enfermos "para no retroceder", y apelan también a la responsabilidad para evitar que estas personas se contagien de coronavirus. 

Etiquetas
Comentarios