Despliega el menú
Huesca

El Día de Traje Ansotano se celebra este año en los balcones

La fiesta se suspendió por la pandemia, pero los vecinos han querido hacer un guiño para homenajear la rica indumentaria del valle. 

Ansó ha hecho un guiño a su fiesta más tradicional, que cada último domingo de agosto saca a la calle sus trajes tradicionales. Aún con el Día del Traje Ansotano suspendido, se pudo ver a algún vecino ataviado con las ricas vestimentas de este valle del Pirineo. También se engalanaron los balcones con las prendas, y por la megafonía se pudo escuchar la jota de Ansó.

Este domingo se iba a celebrar el 50 aniversario de la fiesta, declarada de Interés Turístico Nacional. No hubo recreación de las estampas tradicionales en los rincones del casco antiguo ni desfile en la pasarela montada en la plaza Mayor, a las puertas del ayuntamiento, por donde cada año pasan los ansotanos con hasta 14 trajes representativos: de bautizar, de periquillo, para la confirmación, de diario de niño, de saigüelo colorao (para la comunión), de fiesta de mujer (con la característica basquiña verde), de saigüelo con toca blanca para ir a misa, de novios, de madrinas de bautizo… y hasta de alcalde. Pero sí se pudieron ver algunas de las piezas de los mismos tendidas en los balcones.

La alcaldesa, Montse Castán, ha explicado que se ha querido hacer un guiño para recordar la fecha. El tiempo no ha acompañado, por las bajas temperaturas, pero aún así se ha podido ver visitantes, que han fotografiado a los pocos vecinos que salieron a la calle con el traje ansotano. "La gente más involucrada con el ropero ha sacado algunas prendas a los balcones", ha dicho.

Hace una semana, el Ayuntamiento anunció la suspensión de la fiesta con motivo de la pandemia. La cancelación causó más dolor porque este año se habría cumplido el 50º aniversario de esta tradición tan arraigada en el valle. Los actos previstos para este aniversario se trasladarán a 2021 y, en esta ocasión, se ha quedado en un acto más intimo para homenajear el traje típico. La fiesta reúne en la plaza y por las calles empedradas de la villa a cientos de personas, por lo que era imposible garantizar la distancia de seguridad.

El Ayuntamiento anunció la difusión, a través de las redes sociales, de un vídeo conmemorativo recopilando fotos de los ropajes y animó a los vecinos a que adornaran sus balcones, para que, aún con la epidemia, se recuerde la fiesta del último domingo de agosto.

Etiquetas
Comentarios