Despliega el menú
Huesca

Fraga pasa a ser la segunda zona de Aragón con más contagios tras el brote en una residencia

Pese a que el martes se notificaron 42 nuevos casos, la tendencia es positiva y las PCR realizadas se han reducido a un tercio.

Fraga realiza unas 80 PCR a contactos de los últimos positivos
Fraga ha llegado a realizar entre 80 y 90 PCR diarias.
Rafael Gobantes

El Bajo Cinca es la única comarca que sigue en fase 2 de las tres que retrocedieron el 22 de junio, después de que el Gobierno de Aragón decidiera el pasado lunes devolver a la normalidad a los municipios de Albalate de Cinca y Alcolea. Su capital, Fraga, que hasta este martes ocupaba la tercera posición en el ranquin de zonas de salud con mayor incidencia de la covid en la Comunidad Autónoma, por detrás solo de Delicias Sur y Delicias Norte, es ya la segunda con más casos confirmados, un total de 913.

La curva de contagios mostraba una tendencia descendente desde hace varias semanas, pero en las últimas horas se ha producido un repunte por el foco detectado en la residencia del Cinca, lo que explica que se notificaran 42 nuevos casos. El brote se detectó al trasladar al hospital a una anciana que dio positivo y murió. Posteriormente se hicieron pruebas a los 42 ancianos y 24 trabajadores. Todos permanecen confinados y a la espera de repetir las pruebas y ver los resultados, explicó la directora.

Este foco ha venido a enturbiar los buenos datos de las últimas semanas en Fraga. El más significativo es la reducción del número de PCR a un tercio. Según la coordinadora de Enfermería del centro de salud, Pilar Albás, de hacer 80 o 90 pruebas diarias, se ha pasado a 30 como máximo. Ha bajado el número de contactos y los brotes están más acotados.

La situación sanitaria se encuentra "bastante controlada", afirma Albás. Los rastreos están ahora en manos de los profesionales del centro de salud, cuando días atrás necesitaban refuerzos del Sector de Barbastro. No oculta, sin embargo, que el caso de la residencia es preocupante.

Cierran los dos pabellones

El Ayuntamiento tiene previsto cerrar en septiembre los dos espacios municipales abiertos por la pandemia: el pabellón covid para aislamiento de temporeros infectados y el albergue para inmigrantes sin techo. El primero, puesto en marcha el 30 de mayo, lleva un mes sin usuarios y en septiembre se quiere retomar la actividad deportiva en el edificio. "Los trabajadores para los que se abrió nos han dado una lección al resto de fragatinos. Su comportamiento en el aislamiento mereció un 10", quiere aclarar la alcaldesa, Carmen Costa. A la espera de una reunión con el equipo sanitario, la intención es clausurarlo el día 1 porque la campaña de la fruta ha llegado a su fin y se montó para gente que no tenía donde confinarse.

Respecto al segundo espacio, gestionado por Cruz Roja, aloja actualmente a 26 sintecho, 16 de los cuales están trabajando. Al final quedarán cuatro o cinco a los que habrá que ayudar a buscar un sitio donde vivir. Unos se van a trabajar fuera y otros se quedan en empresas locales. Para estos se buscarán pisos de alquiler. "Hemos conseguido que pasen un verano en las condiciones que se merecían", declara Costa.

Si los primeros rebrotes se originaron entre temporeros, "en esta segunda oleada los responsables somo los de aquí", indica la responsable municipal, en referencia a que el contagio pasó de los círculos de los trabajadores del campo a los grupos de personas autóctonas. También la enfermera Pilar Albás insiste, como ya se advirtió hace semanas, en que se mantienen los brotes de origen social, entre ellos los encuentros con motivo de las ‘no fiestas’, "que dan la pista de dónde estará el siguiente foco". Se trata muchas veces de reuniones en casas de campo por parte no solo de jóvenes sino también de gente de mediana edad.

Respecto al elevado número de contagios, la profesional sanitaria lo atribuye en parte a la repetición de muchas PCR a personal esencial, como sanitarios, trabajadores de residencias, policías o bomberos, con hasta cuatro pruebas. Y la alcaldesa confirma que "tenemos muchos casos porque buscamos mucho, el trabajo de los rastreadores está siendo impecable".

Carmen Costa se muestra optimista, porque "independientemente de que un día haya 21 casos y otro, uno, confío en el trabajo del grupo covid de Fraga", y está resignada a esperar la vuelta a la nueva normalidad. "Si tenemos que seguir en fase 2. seguiremos en fase 2". Su preocupación ahora se centra en el inicio del curso, un proceso en el que "una vez más a los alcaldes nos toca tomar muchas de las decisiones".

Etiquetas
Comentarios