Despliega el menú
Huesca

"Cambiar de fase no quiere decir relajarse", advierten las zonas que vuelven a la normalidad

Alcaldes y presidentes de las comarcas que estaban en fase 2 han recibido la noticia con cierta sorpresa y una gran dosis de prudencia.

Las pruebas han sido realizadas por dos enfermeras en el acceso al área de Urgencias del centro de salud de Sariñena.
Imagen de archivo de las pruebas en el área de Urgencias del centro de salud de Sariñena, un municipio que ha vuelto a la normalidad.
Patricia Puértolas

La vuelta a la normalidad para 76.000 habitantes de la provincia de Huesca se ha recibido este martes con cierta sorpresa y una gran dosis de prudencia. Alcaldes y presidentes comarcales no ocultan su satisfacción, pero prevalece el llamamiento a la responsabilidad ciudadana y la necesidad de mantenerse alerta.

Barbastro no ha estado ni 20 días en fase 2. Para su alcalde, Fernando Torres, la noticia confirma las "buenas cifras": la ciudad, con un área sanitaria de 21.000 habitantes, ha sumado 17 casos en las dos últimas semanas, un número reducido dado el elevado número de PCR realizados, aseguró tras conocer el anuncio del presidente Lambán. "Los deberes se han hecho bien", según él, gracias "al compromiso de toda la ciudadanía". "Pero la situación no ha cambiado, el virus sigue", avisa Torres, recordando las nuevas restricciones para toda la Comunidad.

En el mismo sentido, Armando Sanjuán, presidente de los Monegros (en fase 2 desde el 23 de julio) considera que el trabajo de concienciación de la población ha dado sus frutos, "pero cambiar de fase no quiere decir relajarse". Valora la gestión de las autoridades sanitarias y el esfuerzo realizado desde los centros de salud. 

Más tiempo llevaba en esa situación la comarca de la Litera, desde el 22 de junio. Su presidente, Josep Antón Chauvell, agradece poder relajar las restricciones sobre todo en el aforo de las piscinas o la hostelería, porque el ocio nocturno está limitado en cuanto a su horario en todo Aragón, lo mismo que las reuniones sociales. "Hay que estar alerta, puede venir un rebrote y la vuelta atrás", comenta. Esta comarca se ha visto señalada desde el principio de la pandemia, primero por el foco en los mataderos y luego por los rebrotes relacionados con la recolección de fruta.

Más decepcionante ha sido la noticia para el alcalde de Albalate de Cinca, Ricardo Charlez. Su área sanitaria se queda atrás, aunque los contagios han disminuido (los últimos casos, 4, se notificaron el 1 de agosto), mientras la comarca del Cinca Medio avanza. Para él, hubiera sido mejor dar un paso adelante junto al resto y evitar así señalar al municipio, pero entiende que "es una decisión sanitaria y la respetamos".

Etiquetas
Comentarios