Despliega el menú
Huesca

Huesca

Patrimonio intenta desatascar el convenio con las monjas de Sijena para retomar las visitas

Negocia desde hace meses con las dueñas del monasterio. La marcha de la orden de Belén "cierra una etapa", dice el alcalde. 

Las religiosas, en una capilla del cenobio semanas antes de abandonarlo.
Las religiosas, en una capilla del cenobio semanas antes de abandonarlo.
Obispado de Barbastro-Monzón

El Gobierno de Aragón y la orden de San Juan de Jerusalén, propietaria del monasterio de Sijena, llevan más de un año intentando cerrar un convenio para regular el mantenimiento, las inversiones y las visitas al monumento, actualmente cerrado al público por la pandemia. La negociación ha entrado en otra fase desde que a finales de julio las religiosas de la congregación de Belén, que lo han ocupado en los últimos 35 años, se han marchado y lo han dejado vacío, sin un relevo a la vista.

La directora general de Patrimonio Cultural, Marisancho Menjón, ha estado «permanentemente» en contacto con la orden a la que pertenece el monasterio, «y especialmente en las últimas semanas». Se han mantenido varias reuniones para abordar el convenio pendiente y también cuestiones relativas al futuro y a la salida de la orden de Belén.

"El compromiso de ambas partes es desatascar cuanto antes este convenio, ya que el Gobierno de Aragón ha manifestado en todos estos encuentros su intención de poder reanudar la visita al monasterio en cuanto sea posible", asegura Menjón, quien ha anunciado que la muestra de los bienes retornados de Cataluña se reanudará «en unas semanas», una vez finalizados los trabajos de la Capilla de la Inmaculada, donde la DGA ha invertido 300.000 euros. Esta estancia también se podrá visitar cuando finalicen las obras, ampliando así el espacio abierto al público.

Las monjas de Belén eran las responsables de enseñar el monasterio, a través de un grupo de guías voluntarios, excepto la sala capitular y los antiguos dormitorios, lugar de exposición de los bienes recuperados y cuya visita gestiona Turismo de Aragón. Ambos espacios permanecen cerrados al público desde el inicio de la pandemia.

La exposición se podría reabrir, pero más dudas ofrecen las visitas al monasterio ahora que está vacío. Las últimas monjas se fueron a finales de julio. En diciembre de 2019 ya se despidieron por carta de los vecinos de Villanueva de Sijena, justificando que en el monasterio no encontraban "las condiciones favorables para su vocación de silencio" y sin ocultar que las continuas visitas al monumento habían pesado en la decisión.

Su marcha salva uno de los obstáculos de la negociación del convenio. El alcalde de Villanueva de Sijena, José Jaime Castellón, que ha estado al tanto de las conversaciones, cree que es necesario "que el monumento se abra y haya un régimen de visitas, pero hasta que no esté ese convenio base no va a poder establecerse como nos gustaría a todos".

Según el alcalde, se lleva negociando mucho tiempo, y el posible acuerdo se dilató aún más por el anuncio de la marcha de las religiosas. Asegura que siempre ha habido comunicación con la orden de San Juan y cree que la salida de las religiosas de Belén "cierra una etapa". "El acuerdo tiene que llegar, y ahora más que nunca, porque es un inmueble que requiere un mantenimiento y una inversión. Pero la situación sanitaria tampoco ayuda a retomar de forma inmediata el régimen de visitas. Además, cuando se abra debe ser con todas las condiciones de un museo", argumenta Castellón, que tampoco olvida que la comarca de Monegros está ahora en fase 2.

Flecos por resolver

Y es que existen varios flecos por resolver. Ahora mismo no hay baños para el público porque están dentro del monasterio, cerrado tras la marcha de la congregación. El Ayuntamiento ha comprado un terrenos enfrente del cenobio que ahora está adecuando como parquin y con un merendero que facilite la presencia de turistas.

El acuerdo con la DGA, según José Jaime Castellón, debe configurar un modelo de explotación turística y garantizar la continuidad de las inversiones, porque hay algunas partes del monasterio, como el claustro en muy malas condiciones, del que solo se puede usar una parte.

Etiquetas
Comentarios