Despliega el menú
Huesca

Cinca medio 

La protectora de Monzón denuncia el robo de un gallo utilizado en peleas

El animal fue recogido por la asociación El Arca de Santi hace dos meses en pésimo estado y se recuperaba en casa de una voluntaria que tiene otras aves. Los ladrones rompieron la valla y se llevaron solo este ejemplar.    

El gallo robado se recuperaba en una propiedad particular junto a otras aves.
El gallo robado se recuperaba en una propiedad particular junto a otras aves.
El Arca de Santi

El Arca de Santi, la protectora de animales de Monzón, ha denunciado el robo de un gallo que fue recogido hace dos meses con signos de haber sido utilizado para peleas y que se recuperaba de sus lesiones en un huerto particular. La asociación, implantada en la localidad desde hace 25 años, teme que quienes se lo han llevado lo han cogido con el propósito de volver a emplearlo para los mismo fines, dentro o fuera del municipio.  

Hace algo más de dos meses, en el teléfono de la protectora se recibió la llamada de un ciudadano que avisaba de la presencia de un gallo a punto de morir en la calle que conduce a las piscinas y cerca de la plaza San Juan. Estaba agonizando, casi sin plumas y con signos de haber sido utilizado en peleas. Tras la revisión por parte del veterinario, con un diagnóstico nada optimista, una voluntaria de la asociación decidió llevárselo a un huerto de su propiedad, en el mismo municipio y donde tiene otras aves.   

El robo se produjo en la noche del martes al miércoles, según explica Lydia Pérez, vicepresidenta de El Arca de Santi. En su opinión, la persona que lo haya cogido no ha ido a ciegas. "Disponía de mucha información, sabía quién lo tenía y dónde estaba y ha ido a por él, ya que no se ha llevado ninguna otra ave" explica. Para acceder al recinto, el ladrón o ladrones han tenido que romper la valla. 

Aspecto que presentaba el gallo poco después de ser recogido en la calle.
Aspecto que presentaba el gallo poco después de ser recogido en la calle.
El Arca de Santi

Tanto ella como los voluntarios y colaboradores de esta asociación temen que el destino del gallo, bautizado como Rafael tras su rescate, sea volver al circuito de las peleas, una práctica prohibida porque está contemplada como delito de maltrato animal. "Lo han cogido ahora, cuando había empezado a recuperarse y le salían las plumas", añade la vicepresidenta de la Asociación. 

La protectora ha dado la alarma a través de las redes sociales. Solicitan cualquier pista sobre el paradero de Rafael o la organización de peleas de gallos. Puede incluso que ya no esté en Monzón y que se lo hayan llevado a otros sitios "donde se mueve mucho dinero por esto", comenta Lydia Pérez. 

El Arca de Santi recoge al año una media de 200 perros y el mismo número de gatos. Llevan a cabo un proceso de desparasitación, revisión veterinaria, tratamiento si es necesario y colocación de chips.   

Etiquetas
Comentarios