Despliega el menú
Huesca

HUESCA

Casi 5.800 contratos en el campo entre mayo y junio, un 25% menos que en 2019

La caída de la producción del 15% y el granizo, causas de este descenso en la provincia de Huesca. Los precios en Merco Fraga mejoran un 10% respecto a la campaña del año pasado.

El director de Merco Fraga, Ignacio Gramunt, y la alcaldesa, Carmen Costa, en la lonja.
El director de Merco Fraga, Ignacio Gramunt, y la alcaldesa, Carmen Costa, en la lonja.
Ayuntamiento de Fraga

La campaña de la fruta de hueso ha superado el ecuador en la provincia de Huesca y de momento el balance provisional para el empleo es peor que el año pasado ya que las contrataciones han caído un 25,7% en los meses de mayo y junio. Algo que las organizaciones agrarias achacan sobre todo al descenso de producción de esta temporada, que cifran entre un 15 y un 20%, y a los daños causados por varias granizadas, que han reducido las necesidades de mano de obra.

Los datos del Servicio Público de Empleo Estatal indican que las principales localidades productoras, ubicadas fundamentalmente en el Bajo Cinca pero también las vecinas comarcas de La Litera y Cinca Medio, sumaron en esos dos meses un total de 5.772 contratos agrícolas, la inmensa mayoría de temporeros llegados para recoger fruta. Es un 25,7% menos que en 2019, cuando en este mismo período se registraron 7.773, aunque es cierto que la pasada temporada hubo un notable exceso de producción.

El epicentro de la campaña de la fruta sigue estando en el municipio de Fraga, que entre mayo y junio concentró el 43,6% de las contrataciones del sector agrícola (2.525). Tampoco se libró de la caída general del empleo, aunque en su caso la disminución fue del 20%, por debajo de la media.

En ese ranquin le siguen, aunque a mucha distancia, Torrente de Cinca (640 contratos), Zaidín (614), Belver de Cinca (456), Binaced (264), Alcolea de Cinca (230), Esplús (191), Velilla de Cinca (122) y Albalate de Cinca (111).

Por debajo del centenar de contrataciones se sitúan Candasnos (97), Ontiñena (93), Ballobar (86), Osso de Cinca (84), Altorricón (83), Tamarite de Litera (56), Albelda (52), Alcampell (31), Binéfar (30) y Vencillón (7).

De los 19 principales municipios productores, nueve de ellos superaron la media de reducción de contratos del 25%, destacando los casos de Osso de Cinca (-68%), Ontiñena (-66%), Ballobar (-56,8%), Binaced (-46,8%) y Velilla de Cinca (-41,6%).

Nuria Florenza, técnico de la oficina de Asaja en Fraga, atribuye la caída de producción también a algunas heladas de primavera, que hizo que la fruta no "cuajara". "Además, el año pasado hubo superproducción y es normal también que los árboles no trabajen tanto", añade.

Sin embargo, las organizaciones agrarias coinciden en que la caída de producción será "positiva" de cara a los precios. "Al menos será un año normal para poder asumir pagos y respirar un poco e ir tapando agujeros de otros años", resalta Florenza.

También Óscar Moret, corresponsable del sector de Fruta de UAGA Aragón, se muestra optimista sobre los precios de venta finales que alcanzará la fruta. "Serán aceptables", aventura.

No obstante, también recalca que "una granizada afecta a la cadena de valor porque aunque el agricultor pueda cubrir costes con el seguro, la riqueza que genera ese kilo de melocotón no llega al transportista, al almacenista o al recolector". Y en este sentido, recuerda que la piedra echó a perder una parte importante de producción de cereza (se recogió hasta un 40% menos que en 2019) y eso a su vez causó una pérdida de empleos en varias localidades.

El termómetro de Merco Fraga

Aunque los productores de fruta no conozcan todavía a qué precios cobrarán todo el género que han ido sirviendo a los almacenes, un buen termómetro es Merco Fraga, un mercado de proximidad con un área de influencia de unos 100 km y que tiene su principal punto de venta en hoteles, supermercados y comercios de la costa catalana.

Su director, Ignacio Gramunt, afirma que la caída general de la producción de un 15% en variedades de melocotón, paraguayo y pavía, y el aumento del consumo de fruta durante el aislamiento se han traducido en mejores precios de venta ya que las cotizaciones en este momento, "el más álgido de la campaña", recalca, están siendo un 10% superiores de media a las de 2019. En la última sesión, por ejemplo, por un kilo de melocotón rojo o de paraguayo se pagó entre 0,60 y 0,90 céntimos, "que debería ser lo normal», recuerda.

De momento los rebrotes no han tenido influencia en las ventas, pero Gramunt admite que hay "preocupación" en el sector por el reciente retroceso del Bajo Cinca a fase 2, "que ha sido un jarro de agua fría y un golpe de moral". No obstante, confía en que se minimicen los efectos.

La campaña lleva 10 o 15 días de adelanto con lo que se podría dar por finalizada ya a principios de septiembre en la provincia de Huesca, aunque desde Merco Fraga creen que en el Bajo Cinca se podría cerrar ya para mediados de agosto

Etiquetas
Comentarios