Despliega el menú
Huesca

Solo el 42% de los aspirantes a bombero acudió a las pruebas de Huesca, marcadas por el coronavirus

Los participantes, procedentes de Cádiz, Lérida, Zaragoza, Barcelona o Madrid, luchan por una de las 24 plazas del nuevo servicio provincial. 

A la tercera va la vencida. Después de un aplazamiento en 2019 por un recurso judicial y otro en marzo por el estado de alarma, finalmentela Diputación de Huesca ha podido celebrar este fin de semana las oposiciones que garantizan la puesta en marcha del Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de la provincia. Había 1.100 inscritos: 867 convocados este sábado para 24 plazas de bombero y 234 que se examinan el domingo para 34 puestos de oficial, pero a la primera convocatoria solo se presentaron 364, un 42%.

Y es que la convocatoria está marcada por la covid, lo que ha podido restar asistencia, pese a que se estableció un estricto protocolo de seguridad que se ha cumplido a rajatabla. Los opositores aparecieron de forma escalonada y fueron entrando poco a poco por algunos de los 12 accesos de las dos sedes: 7 en el Palacio de Congresos y otros 5 en el IES Pirámide, donde a las 9.30, una hora y media antes de empezar el examen, ya estaban dispuestas las vallas y había un dispositivo de vigilancia formado por seguridad privada, Policía Local y Policía Nacional.

Algunos inscritos ya anunciaron su renuncia por miedo al contagio, otros acudieron con recelos, teniendo en cuenta que la ciudad de Huesca está en fase 2, pero para la mayoría ha podido más la prioridad de conseguir alguna de las plazas del nuevo servicio provincial.

"No se puede pasar el país", señaló Nacho Galindo, un zaragozano que lleva cinco años preparando oposiciones. El jienense Manuel Galiano, interino en el parque del aeropuerto de Barcelona, también vino a probar suerte. Lo pararon en un control de la Guardia Civil entre Lérida y Huesca, pero no tuvo problemas para llegar. "Llevo casi 10 años opositando y en Huesca se plantea la creación de un nuevo consorcio", declaró. Confiaba en el dispositivo de seguridad del examen, "la organización lo está haciendo bien". De Lérida llegó también algún opositor que tuvo que enseñar el boletín de inscripción para superar los controles establecidos en Almacelles.

Los más de 350 aspirantes procedían de todo el país. De Madrid llegó Alberto Butragueño, sin miedo al virus porque "lo tienen bastante organizado" y "oportunidades así no se dan en muchos sitios de España, porque hay más plazas de las que suelen salir". El valenciano Martín Gallego echó la instancia ya en 2019 y ha tenido que esperar un año para examinarse. Sabe que es una provincia "que necesita el servicio de bomberos". Tampoco mostró preocupación, "porque si se toman las medidas necesarias, no debería existir riesgo".

"Trae el aprobado, no el virus"

Entre los asistentes había muchos andaluces. "No tengo ningún problema por eso de la covid, pero en el pueblo donde trabajo les daba un poco de coraje que me viniera. Mis compañeros me dijeron que me trajera un aprobado pero no el virus", explicaba a las puertas del palacio de congresos el cordobés Antonio Espinar, bombero forestal, minutos antes de entrar al examen. Conoce la ciudad, donde hace 13 años trabajó como militar en el cuartel Sancho Ramírez, y es un amante del Pirineo. Solo espera que sean "unas oposiciones limpias y entren los 24 mejores".

Un deseo que comparte con otro andaluz, Alfonso Iglesias, de Jerez de la Frontera (Cádiz). "Ayer terminé la guardia de bombero en el parque de La Línea de la Concepción y me he hecho 1.000 kilómetros. Soy interino y lucho por conseguir una plaza fija, aunque está muy difícil", comenta, que ha opositado también en Zaragoza y Salamanca. Está satisfecho de que por fin se haya convocado el examen, al que estuvo a punto de acudir hace un año, "pero lo suspendieron a última hora". Aseguró que no le ha importado que Huesca esté en fase 2. "Voy donde haga falta, no podía perder la oportunidad".

Para los de fuera, la mayor dificultad del examen estuvo en las preguntas sobre el territorio, como los túneles de más de 2.000 m de longitud, los municipios con más riesgo químico, dónde se dan las lluvias más abundantes y las carreteras con más problemas por nevadas.

El protocolo sanitario, remitido a todos los aspirantes, estaba avalado por la Dirección General de Salud Pública. Desde la entrada se garantizó una distancia de 1,5 m. En las puertas de acceso había puntos de control con gel hidroalcohólico y, por supuesto, se exigía mascarilla. Se trazaron itinerarios para circular por los pasillos, no se permitió compartir material y si un opositor presentaba síntomas, se dispuso una zona de aislamiento habilitada. No se tuvo que utilizar y la jornada acabó sin ninguna incidencia, aseguraron desde la Diputación de Huesca.

En la jornada de este sábado estaba convocada la primera prueba teórica para cubrir 24 plazas de bombero y el domingo se desarrollará el examen para 34 de oficial, con 234 aspirantes inscritos, en el instituto Pirámide.

Etiquetas
Comentarios