Despliega el menú
Huesca

El Gobierno de Aragón y los alcaldes prefieren no precipitarse en la vuelta a la normalidad

"Haciendo las cosas bien y con prudencia", dice el alcalde de Zaidín, quizá sea posible volver a desescalar "más pronto que tarde". 

La consejera Sira Repollés visita las comarcas de Huesca afectadas por el rebrote de coronavirus
La consejera Sira Repollés en su visita la semana pasada a las comarcas de Huesca afectadas por el rebrote de coronavirus
Rafael Gobantes

Una semana después del retroceso a la fase 2, tanto el Gobierno de Aragón como las entidades locales del Bajo Cinca, Litera y Cinca Medio se muestran partidarios de ir poco a poco antes de iniciar una inminente desescalada, pese a la reducción del número de contagios. "No queremos precipitarnos en adelantar pasos, la vuelta a la normalidad la marcará la evolución epidemiológica y eso no va de un día para otro", depende de como progresen los contagios, señalaron fuentes del departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón.

Un criterio similar es el manifestado por los representantes de las zonas afectadas. El alcalde de Zaidín y presidente de la Comarca del Bajo Cinca, Marco Ibarz, ya declaró que el retroceso a la fase 2 era "entendible" y, al mismo tiempo, "necesario". Ahora, una semana después, su postura es la misma, aceptando con "respeto" la decisión tomada por el Gobierno de Aragón, "ya que lo importante es la salud de las personas", indica. No obstante, atendiendo al descenso paulatino de los contagios, el primer edil confía en que "haciendo las cosas bien y con prudencia" sea posible volver a desescalar "más pronto que tarde". "Pero ya llegará", insiste.

También se muestra prudente la alcaldesa de Fraga, Carmen Costa, al insistir en que la vuelta a la nueva normalidad debe atender solo a razones sanitarias y por lo tanto, "nos adaptaremos a lo que marquen las autoridades competentes". "Nosotros solo podemos seguir por el mismo camino, es decir, trabajando por preservar la salud de nuestros vecinos", indica.

Desde el pasado viernes hasta el lunes, se han notificado 96 nuevos casos en la provincia de Huesca, mientras que en Lérida se elevan a 131. Pese a ello, Cataluña no optó por retroceder a la fase 2, ya que enmarca estos brotes en la normalidad, y es una competencia que ahora está en las Comunidades Autónomas. 

La consejera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, insistió el lunes en la problemática social, ya que los afectados que trabajan en la recogida de fruta pueden no mantener la cuarentena al depender del trabajo diario, lo que "complica el control de los brotes". Añadió que los contagios en Lérida están "muy relacionados" con los de Aragón, por la vecindad, por lo que, como ya avanzó unos días antes, va a solicitar a Aragón que pida a los empresarios evitar el movimiento de temporeros.

"Es una cuestión en manos de cada Gobierno autonómico y los alcaldes no lo podemos valorar. Tampoco queremos meternos en casa de los demás", comentó al respecto el presidente de La Litera. A juicio de Josep Antón Chauvell, son las autoridades sanitarias las que deben decidir la vuelta a la normalidad "porque ellas tienen la información y esto es una cuestión de salud pública, pero claro que nos gustaría que fuera cuanto antes". El representante comarcal se felicitó porque "afortunadamente los infectados en su mayoría siguen asintomáticos y creo que nadie ha sido hospitalizado. Lo están controlando bien".

Etiquetas
Comentarios