Despliega el menú
Huesca

huesca

El robo en el estadio de El Alcoraz se salda con 4 años de cárcel

La Audiencia de Huesca ha rebajado la pena a uno de los dos condenados. Otro implicado resultó absuelto y el último falleció antes del juicio. El ADN de dos botellines de refresco y una foto les delataron.

Efectos intervenidos por la Policía a los detenidos por el robo de El Alcoraz.
Efectos intervenidos por la Policía a los detenidos por el robo de El Alcoraz.
Policía Nacional

El espectacular robo ocurrido hace ahora tres años en el estadio de fútbol de El Alcoraz, propiedad de la SD Huesca, y en el que los ladrones se llevaron un botín cercano a los 70.000 euros, se ha saldado con condenas que suman cuatro años de cárcel después de que la Audiencia Provincial de Huesca haya rebajado la pena a uno de los acusados. En su día, la Policía Nacional detuvo a cuatro personas, en dos fases distintas, por su presunta implicación pero finalmente solo tres se llegaron a sentar en el banquillo ya que uno de ellos falleció

Ahora, la Audiencia ha estimado parcialmente el recurso de uno de los procesados rebajando la pena de 3 años y 6 meses a 2 años y 6 meses de cárcel. Mientras, la otra acusada ha sido condenada a 18 meses de prisión. En ambos casos, se les considera culpables de un delito de robo con fuerza en las cosas. El tercer procesado ya resultó absuelto en primera instancia por el Juzgado de lo Penal al considerar que no había quedado probada su participación en los hechos.

El Juzgado de lo Pena consideró probado que los dos condenados, junto al ladrón ya fallecido, llegaron a Huesca el 14 de junio de 2017, sobre las 23.00, en un vehículo que aparcaron en un camino cercano a El Alcoraz. Esa tarde se había disputado el partido de ‘play off’ entre el Huesca y el Getafe. Dos horas y media después accedieron al interior del estadio saltando los muros. Posteriormente, para forzar la verja de la tienda ubicada dentro, utilizaron un extractor o "sacacorchos", herramienta con la que se introdujo en el bombín un clavo de grandes dimensiones con el que partieron la cerradura. 

De allí pasaron a una puerta metálica, que inutilizaron con una palanqueta o destornillador grande y, una vez dentro de las oficinas, arrancaron de la pared la caja fuerte que había en su interior y la destrozaron para apoderarse del dinero que contenía: 61.756 euros

Además, sacaron los cajones de las mesas de la oficina y se llevaron 2.150,49 euros que había en una lata dentro de uno de los cajones de la mesa de trabajo de la persona responsable de contabilidad del club, y otros 5.088,33 euros del interior del cajón de la máquina registradora. Además, sustrajeron material deportivo y una mochila de la responsable de prensa del club valorada en 20 euros. 

Una vez con el dinero, abandonaron el lugar, utilizando el mismo vehículo en el que habían llegado. La Policía Nacional no pudo recuperar nada de lo sustraído. Los dos procesados fueron detenidos un mes después en la propia capital oscense, cuando se preparaban para asaltar de nuevo las oficinas del club azulgrana.

Y es que en el maletero del coche en el que se desplazaba la pareja llevaban todo el material necesario para llevar a cabo un nuevo robo : inhibidor de frecuencia para anular las alarmas, tijeras para cortar cables, herramienta de oxicorte para fundir cajas fuertes, maza, pico, pata de cabra, guantes, taladro, amoladora, llaves de bumping, extractor de bombillos y ganzúas.

Ambos fueron condenados a indemnizar de manera conjunta y solidaria a la SD Huesca con la suma total de 68.994,52 euros más una cantidad aún por determinar por los daños ocasionados en las instalaciones del estadio de El Alcoraz.

Los acusados presentaron un recurso de apelación al que se opuso la Fiscalía. Alegaban que se había vulnerado el principio de presunción de inocencia y el de "in dubio pro reo" ya que sostenían que de las pruebas no se podía deducir, ni siquiera de manera indiciaria, su participación en los hechos. 

En este sentido, el acusado afirmaba no explicarse cómo sus huellas estaban "en una lata de Aquarius". Al respecto, el tribunal subraya que en realidad no era una lata sino dos botellas de medio litro que fueron halladas el día 15 de junio de 2017, a la mañana siguiente del robo, en la oficina de dentro del estadio de fútbol, junto a la caja fuerte violentada, entre los escombros, y que no fueron huellas, sino ADN. Y es que la Policía Nacional extrajo una muestra biológica que se comparó con la obtenida del apelante y que resultó positiva. Otro indicio era una fotografía obtenida el día 15 de junio de 2017 en la que aparecían los tres acusados que se sentaron en el banquillo junto al otro ladrón ya fallecido. 

Por ello, aunque el apelante puso en duda la veracidad de las pruebas periciales, la Audiencia de Huesca considera que se puede "asegurar" que estuvo en contacto con las botellas y resalta que se hallaron en el interior de las instalaciones, el día en que se produjo el robo, entre los escombros dentro de las oficina, junto a la pared donde estaba anclada la caja fuerte que fue violentada. "Es decir, los indicios no lo constituyen solo las botellas, sino el lugar en que se hallaron, un lugar cerrado, en una ciudad lejos del lugar de su domicilio, donde ocurrieron los hechos enjuiciados, y en la fecha en que ocurrieron".

El acusado se escudó en que como coincidía con el fallecido en el gimnasio y en ocasiones dejaba la mochila en su coche, quizá este último se la pudo llevar a Huesca. Sin embargo, el tribunal destaca que "no es racionalmente admisible que esas coincidencias que confluyen y apuntan inequívocamente al recurrente sean fruto de la casualidad".

Asimismo, alegó que en la sentencia se hacía una "lacónica alusión" a los antecedentes penales para considerarlos una circunstancia agravante de reincidencia. Y en este caso, la Audiencia sí que le da la razón porque este tipo de circunstancias modificativas "tienen que estar tan probadas como el hecho mismo" y no encuentra en toda la sentencia otra mención. 

Por ello, rebaja la pena de 3 años y 6 meses a 2 años y 6 meses, atendiendo a que "el acusado participó activamente en el robo desarrollando una violencia destructiva importante en las instalaciones, tanto en la pared como en la caja fuerte, a la importante cantidad de dinero sustraída, a la planificación del hecho y a la participación de varias personas en su desarrollo".

Etiquetas
Comentarios