Despliega el menú
Huesca

El festival Sonna ofrecerá 31 conciertos gratuitos en ibones, bordas o iglesias del Alto Aragón

La Diputación de Huesca ha presentado este nuevo certamen, 'Sonidos en la naturaleza', adaptado a la crisis del coronavirus. Se desarrollará del 25 de julio al 20 de septiembre en espacios singulares al aire libre de las diez comarcas de la provincia.

Imagen del festival Sonna organizado por la Diputación de Huesca.
Imagen del festival Sonna organizado por la Diputación de Huesca.
Heraldo

La Diputación Provincial de Huesca ha organizado un nuevo festival este verano bajo el título Sonna Huesca ‘Sonidos en la Naturaleza’. Esta propuesta ofrece 31 conciertos gratuitos en espacios abiertos y singulares de las diez comarcas altoaragonesas desde el 25 de julio hasta el 20 de septiembre. La institución busca diversos objetivos, tal y como ha explicado su presidente, Miguel Gracia, durante la presentación este viernes. “Va a permitir que vecinos y visitantes recuperen los espacios públicos, apoyamos a los artistas del propio territorio, que atraviesan situaciones de dificultad, e impulsamos al tejido empresarial turístico y a la promoción de la riqueza paisajística, patrimonial y cultural de la provincia, siempre dentro de los márgenes de seguridad que se requieren en el contexto actual con motivo del coronavirus”.

El festival, que pretende cubrir el vacío dejado por la suspensión de Pirineos Sur, es una iniciativa que se adapta a las circunstancias derivadas de la crisis sanitaria. Los espacios naturales caracterizados por una especial relevancia paisajística o patrimonial brindan la oportunidad de disfrutar de la cultura reduciendo al mínimo el riesgo de nuevos contagios. La organización controlará los aforos para que se ajusten a la capacidad de cada uno de los escenarios, que, según sus características, oscilarán entre 50 y 400 asistentes.

Son, por tanto, espectáculos que huyen de una afluencia masiva, en pro de las recomendaciones de las autoridades sanitarias y de la sostenibilidad ambiental. Gracia ha afirmado que “la prioridad de la institución es la seguridad de los asistentes, por lo que habrá un sistema de invitaciones para acceder a las actividades programadas, pero esta iniciativa cultural es el fruto de un esfuerzo para tratar de aliviar las necesidades de los artistas, del público y del sector turístico en la provincia”.

El marco para desarrollar estas propuestas culturales es la naturaleza. El presidente de la institución provincial ha argumentado que “los paisajes idílicos, el aire puro y los hábitos saludables son ingredientes clave para recuperar el pulso turístico".

Presentación del festival este viernes en la Diputación.
Presentación del festival este viernes en la Diputación.
Heraldo

En esta primera edición de ‘Sonidos en la Naturaleza’, sonará música en lugares emblemáticos del Pirineo oscense, como el mítico Ibón de AsnosPla de Senarta en Benasque, el exterior de una de las iglesias más destacadas del Románico en Aragón como es Santa María de Iguácel o las bordas de Viadós en Gistaín. También en puntos clave de la Hoya de Huesca, como el espacio Salto de Roldán, o monumentos históricos-artísticos del llano, como la Cartuja de los Monegros. Asimismo, se incluyen algunas actuaciones de interior en la catedral de Roda de Isábena o en la iglesia Santa María de Baldós en Montañana, con un control estricto de salvaguarda de distancias de seguridad el público.

Los grupos y artistas actúan de forma mayoritaria en formato acústico, en solitario, dúos, tríos o cuartetos. Los conciertos tendrán cierto carácter íntimo por la cercanía con el público. Cabe destacar la alta representación aragonesa en el cartel de esta primera edición (un 80%), con una gran diversidad de estilos, según la organización: una figura consagrada del pop español como Juan Perro/Santiago Auserón, el folclore aragonés de Olga y los Ministriles o la Orquestina del Fabirol; la vertiente contemporánea, con Roberto Ciria; la canción de autor, con exponentes como Joaquín Carbonell, Ángel Petisme o María José Hernández; o la música de Carmen París, que fusiona la tradición y el jazz. También opciones vanguardistas como las que ofrecen Pecker o el Factor Humano, o la inconmensurable voz y el talento de María Eugenia Boix, sin olvidar a jóvenes promesas como Rosin de Palo, Erin Memento o Laura Elem.

Esta gran presencia de músicos aragoneses en el cartel y de empresas auxiliares del propio territorio responde a la necesidad de apoyar al sector cultural. Gracia ha aducido que “miles de familias dependen de los ingresos de citas culturales que, en gran medida, se han tenido que suspender por la falta de viabilidad; las instituciones públicas debemos velar por contribuir al sostenimiento del sector y ejercer como palanca para el impulso del turismo”.

Todas las comarcas altoaragonesas están incluidas en la programación, que trata de ser un festival que ensalce el potencial de un territorio diverso a través de la naturaleza, el patrimonio, la música y la cultura. Diecinueve de los treinta y un conciertos se concentran en el mes de agosto, mientras que el resto tendrán lugar en julio (tres actuaciones) y en septiembre (nueve). Una parte de las actuaciones se retransmitirán a través de streaming para que puedan disfrutarse desde cualquier lugar del mundo.

Etiquetas
Comentarios