Huesca
Suscríbete por 1€

Lenta reapertura de hoteles y cámpines en el Pirineo a la espera de mayor movilidad

Los que ya están operativos son negocios familiares, pues la gran desescalada se prevé para finales de junio y julio.

La hotelera Anabel Costas en su establecimiento de Tramacastilla de Tena.
La hotelera Anabel Costas en su establecimiento de Tramacastilla de Tena.
Laura Zamboraín

La fase 3 de la desescalada arrancará el próximo lunes con movilidad entre las tres provincias aragonesas. Sin embargo, de momento son pocos los alojamientos turísticos que han reabierto sus puertas, ya que sus clientes potenciales son el millón de habitantes de la Comunidad Autónoma y todavía queda tiempo para contar con los 47 millones de españoles, por no hablar de los extranjeros.

Hoteles, cámpines y apartamentos turísticos están a la espera de que los viajeros puedan cambiar de región o de país, a partir de julio, para iniciar con cierta normalidad esta atípica temporada de verano. Aún así, quienes deseen visitar el Pirineo o la sierra de Guara, dos de las zonas más turísticas de Aragón, van a tener a su disposición plazas en las distintas modalidades de alojamiento.

La Asociación de Hostelería de Huesca no dispone de datos concretos sobre cuántos de los 2.481 establecimientos turísticos de la provincia, con 62.096 plazas (suponen el 53 y el 55%, respectivamente, de todos los de Aragón), están abiertos, pero calculan que el porcentaje quizá ni siquiera alcance el 5%. "Son muy pocos", afirma Anabel Costas, vicepresidenta de la organización y responsable del área de Alojamientos. En su valle, el de Tena, solo funcionan su hotel, el Privilegio, en Tramacastilla, y otro de Sallent de Gállego. "Ahora solo puede venir la gente de la provincia, a partir del lunes, visitantes de la misma Comunidad, y el sector no se reactivará hasta que la movilidad no sea entre regiones o entre países, a finales de mes o principios de julio", explica esta empresaria. Y es que una apertura sin clientes pondría en peligro la viabilidad de los negocios.

Su hotel no cerró, era uno de los de emergencia. En estos tres meses ha alojado a militares de la UME, guardias civiles, trabajadores de empresas de Sabiñánigo… Parte de las reservas canceladas se han trasladado al 2021. "En mayo y junio tenemos muchos clientes extranjeros, que este año no pueden venir", lamenta Anabel Costas, quien dice que en estas semanas de nula o escasa actividad, los hoteleros se dedican a afianzar los protocolos sanitarios. El pasado viernes, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, con la supervisión del de Sanidad, puso a disposición 18 guías con medidas higiénico-sanitarias para el sector, accesibles desde su página web.

En opinión de Costas, contar con el sello de Hostelería Segura será "fundamental". En la fase 3 pueden abrir ya las zonas comunes y más habitaciones, aunque a falta de clientes tener más aforo tampoco resulta trascendental. "Vamos muy despacio, ahora lo importante es convencer a los visitantes de que somos un destino seguro, que confíen en nosotros. Todavía hay muchas incertidumbres que debemos ir despejando". 

Sin embargo, la responsable de Alojamientos de la asociación, incide en la conveniencia de "ir abriendo poco a poco para normalizar la situación". Agradece la promoción del Gobierno de Aragón sobre destinos interiores, ya que buena parte de los turistas se quedarán en el país, y sobre todo pide pautas de actuación claras.

Eva Solana, del campin del valle de Pineta, junto a la zona de bungalós.
Eva Solana, del campin del valle de Pineta, junto a la zona de bungalós.
Heraldo

Cerca de su valle, en Jaca, solo hay 3 o 4 hoteles operativos, todos negocios familiares. Los grandes esperan la llegada del grueso de clientes para reincorporar a la plantilla. El hotel A Boira es uno de los ya abiertos, "de momento con poca gente, aunque estamos teniendo más llamadas para la próxima semana", asegura María José España.

La calle Mayor de Jaca este sábado, con pocos viandantes, una imagen inusual un fin de semana de junio.
La calle Mayor de Jaca este sábado, con pocos viandantes, una imagen inusual un fin de semana de junio.
Rafael Gobantes

Junio, un mes de visitantes extranjeros

Lo mismo ocurre en Benasque. "Junio es un mes sobre todo de turistas extranjeros, que no pueden venir este año", dice el hotelero y presidente de la asociación turística de este valle, José María Ciria. "El grueso de los negocios estará de nuevo operativo a finales de junio o principios de julio", coincide.

En la comarca de Sobrarbe la tónica es la misma. Las reservas crecen para mediados de julio y agosto, "cuando el visitante ya tiene más garantías", indica la presidenta de los empresarios turísticos, Paz Agraz.

En esta comarca funcionan varios cámpines, un sector que se ha avanzado porque los bungalós ofrecen más facilidades al no depender de zonas comunes. La copropietaria del de Pineta, Eva Solana, se muestra preocupada porque todavía hay mucha incertidumbre, por ejemplo con la piscina y las áreas recreativas infantiles. 

El campin de Pineta funciona desde el 16 de mayo, con solo una parte de todo el complejo. Ese sábado hubo una reserva en un bungaló, al siguiente, un par. Pero el último de ese mes ya se ocuparon diez, de los 18 disponibles. También dispusieron unas pocas parcelas para autocaravanas y tiendas de campaña y prepararon uno de los edificios. 

Su objetivo no es estar al cien por cien en verano sino "poder cumplir con los clientes, aún con menos ocupación". La zona de campin está siendo una sorpresa, «nunca habíamos tenido tantas reservas". Incluso se plantea incrementar la plantilla, pues habrá que estar más vigilante. "Con máxima afluencia tenemos 26 o 30 trabajadores, pero este año habrá cuatro o cinco más, seguro", afirma.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión