Despliega el menú
Huesca

Lunas y ruedas rotas, los efectos de la "crítica" situación de la carretera entre Sena y Fraga

Los alcaldes de Fraga, Velilla de Cinca, Ballobar, Chalamera, Ontiñena, Villanueva de Sijena y Sena exigen a la DGA una intervención, al tratarse de una de las vías con más tráfico en un importante eje industrial y agroganadero.

Este es el estado del firme en algunos tramos de la A-131.
Este es el estado del firme en algunos tramos de la A-131.
Heraldo

Los alcaldes de las localidades por los que pasa la carretera A-131 (Huesca-Fraga) denuncian el lamentable estado de este eje viario, especialmente en los tramos entre Sariñena y Fraga, y advierten del peligro para la seguridad de los conductores, y también para la supervivencia de los municipios, ya que su gran potencial agrícola e industrial se ve lastrado por una pésima comunicación. Los responsables municipales piden un “compromiso expreso e inmediato” a la Dirección General de Carreteras del Gobierno de Aragón para la asignación de una partida presupuestaria este mismo año, al tratarse de una infraestructura fundamental para su desarrollo económico y social. Y es que el estado del firme tiene consecuencias, como la rotura de ruedas, amortiguadores o lunas, y el desvío hacia otras rutas de algunas empresas de trasporte. 

Los alcaldes de Fraga, Velilla de Cinca, Ballobar, Chalamera, Ontiñena, Villanueva de Sijena y Sena, de distintas formaciones políticas, han dirigido cartas a su responsable, Bizén Fuster, reclamando un “mantenimiento a fondo y la reparación del firme a la mayor brevedad posible”. Cada uno ha remitido un escrito en el que destacan el papel que juega el eje Fraga-Huesca, por donde circulan a diario miles de vehículos, en un alto porcentaje transporte de mercancías. 

De hecho es una de las carreteras de la red autonómica más transitadas. En el tramo de Fraga a Ballobar, la intensidad media diaria supera los 4.000 vehículos, casi 700 pesados. Una circunstancia que ellos explican por el "gran potencial agroganadero e industrial de las comarcas" que atraviesa, los Monegros y el Bajo Cinca. Precisamente por ese motivo su deterioro implica “no solo un peligro para la seguridad vial, sino además un riesgo objetivo para el fomento y el mantenimiento de población en los municipios afectados”, subrayan. Estas denuncias se han reiterado en numerosas ocasiones en los últimos años. 

El estado es "lamentable" sobre todo en el tramo que une Sariñena con Fraga. El firme entre Velilla de Cinca y Villanueva de Sijena está completamente agotado y los desperfectos del asfaltado alcanzan ya “niveles críticos", aseguran los responsables municipales.

El mal estado llevó a limitar la velocidad a 50 kilómetros por hora, algo que “entendimos como una medida provisional ante una pronta restitución del firme. Tanto tiempo después, es incomprensible que no se haya ejecutado una solución definitiva” .

Roturas de ruedas, amortiguadores y lunas

Según los alcaldes, la preocupación de los usuarios de la carretera es grande, "no solo a título personal o familiar, sino que empresas de los municipios sufren constantes averías en sus vehículos", como rotura de ruedas, amortiguadores o lunas, y les consta que la flota de otras firmas comerciales desvía su ruta para evitar ese tramo carretero. “Todo ello -recalcan- implica un serio perjuicio para nuestra economía y la de los municipios colindantes, en un efecto dominó que pone en peligro el sentido vertebrador” del eje viario. 

Este riesgo solo se evitará con un compromiso "expreso e inmediato" de la Administración autonómica”. Confían en que con estas cartas y las reclamaciones previas al respecto pueda tramitarse la asignación de fondos del presupuesto de 2020 para el mantenimiento y la reparación del firme de la A-131.

Etiquetas
Comentarios