Despliega el menú
Huesca

huesca

La UE pone reparos a las ayudas de la DGA para ganaderos por la presencia de osos

La Comisión considera que estas subvenciones son "incompatibles con el mercado interior". Aragón insiste al Ministerio y a la Generalitat en retirar de Goiat, que en el último año ha protagonizado 15 ataques en Huesca.

Fotografía del oso Goiat tomada en Cataluña.
Fotografía del oso Goiat tomada en Cataluña.
Consell del Valle de Arán

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, ha trasladado al comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Janusz Wojciechowski, su desacuerdo con los reparos que ha puesto la UE a la aplicación de las ayudas que otorga el Gobierno de Aragón para compensar económicamente a los ganaderos afectados por la presencia del oso y que suman ya un millón de euros entre las dos convocatorias de 2018 y 2019. No obstante, estas reticencias no tendrán efecto práctico ya que Aragón las mantendrá igualmente aunque tengan que tener un límite de 20.000 euros en 3 años.

Considerando insuficiente la orden de ayudas de 31 de marzo de 2003, que indemniza por los daños ocasionados por el oso, el Gobierno de Aragón puso en marcha una nueva línea de subvenciones con fondos propios en 2018, a la que pueden acogerse ganaderos que hayan sufrido o no un ataque.

Estas no se limitan a pagar por las cabezas muertas y los daños materiales ocasionados, sino que, teniendo en cuenta el número total de cabezas de la explotación así como las necesidades de autoprotección, la Administración trata de compensar el sobrecoste que para los ganaderos supone la mera presencia continuada de grandes carnívoros, recuerdan desde el departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente.

Conforme a la normativa europea, estas ayudas están sujetas al llamado “régimen de minimis”, que limita el importe total máximo recibido por los beneficiarios en tres años y que en la actualidad se sitúa en los 20.000 euros. En junio de 2019, el Gobierno de Aragón solicitó a la Comisión Europea compatibilizarla como “ayuda de estado”, eliminando así las limitaciones que impone el régimen de minimis. Pero la solicitud ha sido informada negativamente al considerar que sería “incompatible con el mercado interior”, es decir, interpretan que los ganaderos que reciben estas subvenciones estarían en superioridad de condiciones con respecto a sus competidores en el mercado.

“Un planteamiento que no solo no compartimos, sino que consideramos contrario a las necesidades de la ganadería extensiva en las zonas con presencia de grandes carnívoros y que de nuevo cuestiona los programas de reintroducción”, ha señalado Olona en su misiva. “Sin cuestionar el status de especie protegida que ampara al oso pardo, ni la necesidad de adoptar medidas para garantizar su necesaria conservación, resulta evidente que la reintroducción de osos en los Pirineos sigue adoleciendo de graves insuficiencias en materia de concertación social, solvencia técnica y administrativa e instrumentos de apoyo financiero que justifican su revisión”, ha añadido el consejero.

Y ha dejado claro que la intención del departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente es defender el mantenimiento de las ayudas a los ganaderos, no solo por los daños ocasionados por el oso o el lobo –como recoge la orden de 2003-, sino por los sobrecostes que ocasiona la simple presencia de estos grandes carnívoros de forma continuada en el territorio.

Goiat, un oso "reiteradamente depredador"

Asimismo, el consejero Olona se reafirma en que la reintroducción de osos, llevada a cabo por Francia y Cataluña en los Pirineos, genera efectos "indeseados" en Aragón que se traducen en alarma y rechazo de la población local, que ve amenazadas sus actividades tradicionales -en particular la ganadería extensiva- en unas zonas gravemente afectadas por la despoblación.

A este respecto, destacan que desde junio de 2019, fecha en la que se constató la presencia de Goiat en Aragón, se tiene constancia de al menos 15 ataques en los municipios de Puente de Montañana, Benasque, Gistaín, Plan, San Juan de Plan, Barbaruens y Seira, que han causado la muerte de 13 ovejas, 4 cabras y 2 terneros en 10 embates, así como la destrucción de 39 colmenas en otros 5 ataques.

Por ello, Olona ha vuelto a dirigirse al conceller de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat de Cataluña, Damiá Calvet, y al secretario de Estado de Medio Ambiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Hugo Morán, para que adopten las medidas necesarias para retirar del territorio aragonés del oso Goiat, por haberse demostrado “reiteradamente depredador”, y aplicando el Protocolo para osos problemáticos vigente en el propio programa de reintroducción.

Aunque no en todos los casos se debe a Goiat sino al conjunto de osos del Pirineo, este repunte de ataques ha provocado que las ayudas por daños se hayan disparado de 5.120 euros por cinco expedientes de 2018 a 35.836 euros y 24 solicitudes el año pasado.

Etiquetas
Comentarios