Despliega el menú
Huesca

huesca

Los aeródromos de Huesca reabren pero de momento solo para vuelos individuales y dentro de la provincia

Santa Cilia, Coscojuela de Sobrarbe, Tardienta o Castejón de Sos están a la espera de instrucciones para retomar los vuelos de iniciación, turísticos y formación.

Instalaciones del aeródromo de Santa Cilia, que espera abrir el día 25 para el vuelo a vela.
Instalaciones del aeródromo de Santa Cilia, que espera abrir el día 25 para el vuelo a vela.
Fly-pir

Los aficionados al vuelo, ya sea con motor o a vela, ya pueden empezar a disfrutar de esta actividad en algunos de los aeródromos de Huesca, que habían permanecido cerrados desde la declaración del estado de alarma. No obstante, de momento las instalaciones solo están abiertas para vuelos individuales y dentro de la propia provincia, siguiendo las instrucciones dictadas por las autoridades, a la espera de recibir autorización para poder retomar el resto de actividades.

El aeródromo de Santa Cilia ha anunciado su reapertura para el próximo lunes, 25 de mayo, con el previsible inicio de la fase 2 de la desescalada. Lo avanzado de la temporada y las restricciones del libre movimiento de personas con el tráfico fronterizo y límites provinciales harán que la vuelta a la normalidad no sea ni mucho menos inmediata, pero desde Fly-Pyr Santa Cilia se ha tomado esta decisión para colaborar en la progresiva vuelta a la normalidad del sector turístico aragonés.

Desde esta fecha, el aeródromo abrirá los servicios dedicados al vuelo sin motor, aunque inicialmente solo es posible hacerlo en solitario, y está a la espera de la autorización para recuperar también los vuelos de iniciación y formación. Respecto a los vuelos turísticos en avión, realizados por Pirivuelo, confían en reanudarlos muy pronto y sin restricciones, pero siempre con un "estricto seguimiento" de las recomendaciones sanitarias. Con este mismo criterio se abre igualmente el servicio de suministro de combustible para aeronaves externas y el servicio de bar-restaurante en sus dos terrazas.

El aeródromo de Tardienta ya está operativo aunque solo para vuelos provinciales, que son los únicos permitidos por ahora, por lo que su actividad es prácticamente nula. No obstante, confía en que esta pueda ir incrementándose a medida que se avance en la desescalada. Sí están disponibles las actividades de ocio y el hotel, pero, al igual que ocurre con los vuelos, tampoco hay demanda ya que la gran mayoría de sus clientes llegan de fuera de Huesca y por lo tanto, necesitan avanzar de fase para ver crecer las reservas.

Mientras, el campo de vuelo de Coscojuela de Sobrarbe, ubicado en una península en medio del embalse de Mediano, también está operativo aunque de momento su uso está restringido a profesionales y vuelos dentro de la provincia. La escuela Girolibre ofrece en esta base vuelos turísticos de iniciación para disfrutar de los paisajes del Pirineo y formación para pilotos.

Y en la Ribagorza, el aeródromo y campo de aterrizaje de 'El Raso', en Castejón de Sos, ya está en funcionamiento, mientras que el de Benabarre permanece cerrado ya que la mayor parte de sus usuarios proceden de la vecina provincia de Lérida. El primero ha tenido poca actividad, pero su jefa de vuelo, Marlies Campi, comenta que ya ha recibido varias visitas. "Son de momento vuelos privados, de gente de la zona y del resto de la provincia porque estamos, como todo el mundo, viendo la evolución de la situación provocada por la epidemia de coronavirus y la puesta en marcha de las fases de desescalada", señala. 

Las actividades de la escuela aún no tienen fecha de inicio pero son conscientes de que habrá que extremar las medidas de seguridad. "En una aeronave el espacio es el que hay y lo de la distancia de seguridad para los vuelos de aprendizaje es imposible por razones físicas, así que deberemos idear nuevas medidas de profilaxis para garantizar la completa seguridad de los usuarios", recalca.

Las escuelas de parapente, "a la expectativa"

Una situación parecida están sufriendo en las escuelas de parapente de Castejón de Sos, uno de los paraísos para los amantes de este deporte. Sus responsables confiesan estar "a la expectativa" de cara al verano porque ahora mismo es prácticamente inviable retomar la actividad ya que la fase 1 de la desescalada no permite los vuelos con biplaza, imprescindibles para las labores formativas de nuevos pilotos y aficionados. 

Sí que están permitidas las clases con las restricciones pertinentes en temas de distancia y aforo pero, dadas también las limitaciones de alojamiento en establecimientos hoteleros y de desplazamientos interprovinciales, es muy difícil que las empresas reinicien su actividad antes de junio. Para entonces, además, se espera contar con un protocolo para poder volar en biplaza.

Etiquetas
Comentarios