Despliega el menú
Huesca

El alcalde de Binéfar pide extender los test a toda la ciudad ante la alarma social

Los comedores y los vestuarios de los mataderos se apuntan como los lugares más críticos para la propagación del virus. CC. OO. denunció el incumplimiento de las medidas de seguridad frente al Covid-19. 

Dispositivo organizado en el matadero de Litera Meat el sábado para hacer test.
Dispositivo organizado en el matadero de Litera Meat el sábado para hacer test.
Rafael Gobantes

El alcalde de Binéfar ha solicitado a Salud Pública la realización de test a toda la población, para saber cuál es exactamente la incidencia del coronavirus, e incluso en otras localidades de la Comarca de la Litera, ya que muchos de los trabajadores de los mataderos, donde se ha detectado el brote, residen en municipios vecinos. "Esto no se puede descontrolar", advirtió Alfonso Adán (PSOE).

Una vez confirmados los focos del contagio del Covid-19 por parte de las autoridades sanitarias, el Ayuntamiento solicita la adopción de las medidas oportunas para frenar la epidemia. "Es muy importante que se hagan los test a todos los trabajadores y si realmente vieran que existe una problemática, extenderlos a toda la población, simplemente por saber exactamente cómo está la situación, tanto en Binéfar como en la Comarca", declaró el alcalde. 

Desde el 20 de abril se han hecho 1.033 test rápidos en Binéfar, sumando los realizados a principios de semana a trabajadores de las industrias cárnicas en una instalación municipal y los del sábado en una de ellas, Litera Meat, con un total de 263 positivos, uno de cada cuatro. El martes o el miércoles está previsto desplazar un equipo para hacer más pruebas en este caso en  la empresa Fribin, una vez que se coordine de forma adecuada el operativo entre la empresa y Salud Pública.    

Alfonso Adán no entra a valorar si se ha reaccionado tarde, en relación a la denuncia del sindicato médico Cemsatse de que el 3 de abril el centro de salud ya avisó del elevado número de bajas en esas empresas. "Hay que actuar ya y con todos los medios posibles", dijo, recomendando a Sanidad analizar otras poblaciones con la misma tipología de empresas "para que se adelanten". Además, hay que tener en cuenta que el 45% de los empleados que dieron positivo el sábado residen en localidades vecinas catalanas.  

"La población está alarmada porque es un virus muy virulento y de golpe han aparecido gran cantidad de positivos". Y se ha agravado por las imágenes de las aglomeraciones para someterse a los test. Él agradece el esfuerzo del gran dispositivo sanitario desplegado, el mayor en la provincia, pero "lo ocurrido en las tres primeras horas es una mancha", cree que faltó agilidad en el operativo.

El Ayuntamiento y la Comarca de la Litera, a través de los servicios sociales, prestan apoyo a los confinados. Se ha enviado a la Dirección de Salud Pública una lista de hoteles por si hay personas que en su casa no pueden hacer la cuarentena efectiva.

Respecto a si los mataderos, que emplean al 40% de la población activa, cumplen con los protocolos de seguridad, el alcalde respondió: "a mí me han trasladado que sí". "El problema es que son dos empresas con gran cúmulo de personas, con zonas comunes y por lo tanto más riesgo. En las cadenas van con medios de protección, se toman la temperatura, entran con guantes y mascarillas... En los vestuarios y las zonas comunes, si hay alguno que se relaja, pueden ser un foco de infección". También los sindicatos han denunciado aglomeraciones en comedores y vestuarios en las entradas y salidas de los turnos.

"La carne no se contamina"

A estos mismos espacios apunta como principales focos el delegado del sindicato médico Cemsatse, Ramón Boria, quien dijo que a partir de ahora habrá que aislar a los positivos, estudiar cada caso por si tienen síntomas y hacer las pruebas de PCR. Aclaró que el contagio no repercute en la cadena alimentaria, "la carne no se contamina", pero sí afecta a la productividad y la salud pública.

El 24 de marzo, Comisiones Obreras interpuso una denuncia por incumplimientos de las medidas de seguridad frente al Covid en Litera Meat. "La maquinaria de la Inspección de Trabajo se puso en marcha, aunque la realidad es que las medidas necesarias y mínimas no se han tomado", aseguró en un comunicado, "a tenor de los resultados de los test realizados en los últimos días". Planteó, por lo tanto, adoptar "otras más drásticas". 

Una cadena de errores en la que Lambán admite fallos 

¿Qué falló en el dispositivo de los test en el matadero Litera Meat? ¿Quién es el culpable de las aglomeraciones y el caos reinando durante varias horas? Nadie ha dado una única respuesta a estas preguntas y parece que la responsabilidad de las imágenes de los trabajadores apelotonados en las colas es compartida, una cadena de errores.

El presidente del Gobierno de Aragón asumió ayer la parte que pueda corresponder a su administración. "Se había citado a 80 personas por hora, pero se produjo una aglomeración que sinceramente no estaba prevista. Evidentemente, algún fallo de coordinación debió haber entre todos los que tenían que intervenir", declaró Javier Lambán, quien no se plantea "hacer requisitorias o iniciar pesquisas para saber qué fue exactamente lo que pasó sino sobre todo, una vez visto, tratar por todos los medios de que no se vuelva a repetir en ningún otro punto de la Comunidad". El presidente añadió que Binéfar y sus mataderos "son una prioridad" y que "se procurará" mantener la actividad de esas industrias.

El operativo se organizó en una reunión de urgencia a las 18.00 del viernes, convocada por Salud Pública con directivos y técnicos de Litera Meat. "Lo increíble es que pudiéramos coordinarnos tanta gente en tan poco tiempo para afrontar un problema serio", dijo la directora provincial de Sanidad, Itziar Ortega, quien llegó a calificar el dispositivo de "ejemplar". A las 8.30 había seis carpas preparadas para las 15 enfermeras que tomaron las muestras y metros de vallas. El problema no estuvo tanto en el acceso a las mismas, sino en los alrededores, donde había agentes de la Guardia Civil, que necesitaron refuerzos. Acudió la Policía Local al tener constancias del caos.

Algún trabajador que hacía cola también culpaba a la gente por apelotonarse e ir todos a la misma hora y con prisas sin hacer un esfuerzo por respetar las distancia. Tampoco entendía que los agentes no hubieran actuado para organizar las filas.

Etiquetas
Comentarios