Despliega el menú
Huesca

Municipios libres de coronavirus piden iniciar la desescalada por las zonas rurales

Los alcaldes creen que en el campo se dan las mejores condiciones para salir del confinamiento, el problema es cómo hacerlo.

Aínsa, vacía
Aínsa, vacía
HA

Pequeños municipios como Ayerbe, Aínsa, Benabarre o Bielsa han salvado por ahora la pandemia con mejor suerte que otros, como reflejan los mapas del Covid-19 de Aragón. Los cuatro pertenecen a zonas de salud que están en la escala de menos atenciones por coronavirus (entre cero y 7 pacientes sospechosos) y de menos casos confirmados (0-2). Por eso, creen que la desescalada debería empezar por los zonas rurales que además de estar menos afectadas ofrecen condiciones más óptimas para dejar el confinamiento: espacios amplios, baja concentración humana y donde ni siquiera hay transporte público. No obstante, tienen sus dudas sobre cómo debería realizarse la salida para evitar riesgos.

En todo el área de salud de Benabarre, que va desde Sopeira a Estopiñán, solo ha habido dos pacientes sospechosos. Su alcalde, Alfredo Sancho, aboga por "un tratamiento diferenciado". "El problema es cómo hacerlo, porque la precipitación nos puede llevar a cometer errores y estamos jugando con vidas humanas". 

Desde luego, sí tiene claro que el mejor sitio para hacerlo sería allí donde existe menos posibilidad de contagio, por verse libres de la pandemia y porque sus condiciones son menos propicias para la transmisión. "Las zonas rurales ofrecen las mejores condiciones, y más si no ha habido casos. Pero el cómo no lo sabemos", resume. Sí sería importante, en su opinión, generalizar los test antes de tomar cualquier decisión.

El área de salud de Ayerbe es otra donde la franja de casos diagnosticados (que no confirmados) va de 0 a 7. "No creo que hubiera problema en que nos dejaran salir a pasear o a hacer deporte", comenta el alcalde, Antonio Biescas. De hecho, "los niños nos lo piden a gritos, tienen el monte a 100 metros".

Para el de Bielsa, Miguel Noguero, de algo tiene que servir vivir en valles aislados, una situación que en este caso ha dificultado la expansión de la epidemia. "Si el aislamiento conlleva cosas negativas, también debería servir para lo bueno", aunque, como sus colegas, entiende las dificultades a la hora de establecer los límites.

El alcalde de Aínsa, Enrique Pueyo, se muestra muy prudente respecto a la fase de desescalada. El virus apenas ha tenido incidencia aquí y asegura que en el municipio tampoco ha habido denuncias por saltarse el confinamiento. "La gente cree que en el mundo rural se puede hacer con más facilidad, pero no podemos precipitarnos, por lo que pueda ocurrir", concluye.

Etiquetas
Comentarios