Despliega el menú
Huesca

aragón es extraordionario

El disfraz de carnaval que se hizo EPI en Huesca

La Ampa del colegio Santa Rosa-Altoaragón compró monos blancos para disfrazarse de monigotes, que ahora se han reciclado como equipos de protección sanitaria.

La comparsa de la Amypa Ascensión Nicol, de Santa Rosa, vistió con monos blancos que llegaron desde China.
La comparsa de la Ampa Ascensión Nicol, de Santa Rosa, vistió con monos blancos que llegaron desde China.
Pablo Segura

La Ampa Ascensión Nicol del colegio Santa Rosa-Altoaragón de Huesca buscaba para participar en la cabalgata de Carnaval de la capital oscense del 22 de febrero un disfraz que fuera sencillo de hacer, igual para adultos y niños y barato. Lo encontraron en forma de monos blancos que, a través de dos ferreterías industriales del polígono Sepes, llegaron desde China. El atuendo se maqueó con unas cintas negras y se completó con una careta. El coste por persona no superó los 6 euros, pero el valor de algunos de aquellos disfraces se ha multiplicado de manera exponencial al emplearse como EPI (Equipo de Protección Individual) en el centro de salud de Sabiñánigo y la residencia de mayores Alto Gállego, en la misma localidad, durante la crisis sanitaria por el Covid-19.    

La comparsa de la ampa que se puso como nombre de 'Monigoteando', reunió a unas 300 personas de todas las edades y tomó parte en el multitudinario desfile. El disfraz no ganó ningún premio en el concurso convocado por el Ayuntamiento de Huesca, "pero ha resultado ser de gran ayuda en la lucha del coranovirus en la residencia Alto Gállego y el centro de salud de Sabiñánigo", comenta Noemí Oto, representante de la comisión de Carnaval de la asociación de madres y padres del colegio. "Este sí es un gran premio", apostilla, al tiempo que desde la ampa se agradece la colaboración de las familias y los alumnos por su colaboración a través de la red social Twitter. 

Conseguir los 300 monos blancos no fue fácil. Después de muchos días de espera, los trajes llegaron justo a tiempo para poder salir en la cabalgata del 22 de febrero. Noemí Oto comenta que cuando se encargaron ya se sabía que eran EPI y que venían desde China, "de ahí la tardanza en llegar". Los equipos que aquí se pidieron como disfraces ya se estaban utilizando allí como material de protección ante el Covid-19. 

Dos médicos del centro de salud de Sabiñánigo con el EPI que antes fue disfraz
Dos médicos del centro de salud de Sabiñánigo con el EPI que antes fue disfraz
Ampa Santa Rosa-Altoaragón.

Nadie pensaba que el virus letal iba a extenderse más allá de las fronteras del país asiático. Por ello, al terminar el desfile, la mayoría de los monos adornados con cinta negra fueron a parar a los contenedores de basura. Pasó el Carnaval, llegó la pandemia a España y empezaron a escasear las mascarillas, los guantes y los buzos sanitarios. Noemí Oto, que es higienista dental en el centro de salud de Sabiñánigo, no volvió a acordarse del disfraz hasta el día en que vio que sus compañeras, que trataban de protegerse del contagio de coronavirus con bolsas de basura, recibieron algunos EPI. 

Eran muy similares al traje que lució la comparsa. "Al momento mandé un whatsapp  para ver si podíamos rescatar alguno", explica. "La gente se volcó y todo el mundo que lo guardaba lo aportó", añade.  "Fue muy emocionante porque vimos que, con una cosa tan pequeña y barata, estábamos ayudando mucho", comenta. Se han podido reunir unos 50, repartidos en los dos centros de Sabiñánigo". "Además, son de un material muy bueno, se pueden desinfectar y reutilizar", resalta la representante de la comisión de Carnaval.     

Mascarillas, batas y cartas en equipo para doblegar al Covid-19 desde Ateca

Las ganas de ayudar a mitigar los efectos de la pandemia del coronavirus Covid-19 han motivado a la veintena de usuarios del Centro de Atención a Menores con Trastornos de Conducta de Ateca; se han puesto manos a la obra para confeccionar prendas de protección. Así, en tres semanas han elaborado más de 100 mascarillas, que han repartido entre el Ayuntamiento del municipio, el de El Frasno, el puesto local de la Guardia Civil, residencias y en sus instalaciones para uso propio. A estas se ha sumado la realización de batas, que también han sido utilizadas en el hospital Ernest Lluch.

Uno de los menores del centro de Ateca, en plena faena.
Uno de los menores del centro de Ateca, en plena faena.

“En la habitual asamblea que se realiza en el centro, les explicamos lo que era la pandemia y el estado de alarma. Los chicos, que también ven las noticias y están concienciados, se empezaron a preguntar qué podían hacer”, explica Miguel Ángel Vargas, subdirector de este espacio.

Acto seguido, los residentes formaron un equipo y se repartieron las tareas. “Unos han recortado, otros han cosido, otros han puesto las gomas y otros las han decorado”, detalla Vargas. “Todo surgió porque uno de los usuarios sabía de confección y pensó que era una buena forma de ayudar”, indica este responsable. Estas prendas también están siendo utilizadas por personal municipal: los encargados de las desinfecciones de calles o los conductores de las líneas de autobús.

Además de la protección física, los usuarios también han contribuido en otro plano solidario: han escrito cartas a personas mayores internadas en residencias. “Lo han hecho para hacerles ver que, además de sus familias, hay más gente preocupada y que está a su lado”, remarca. Por su parte, los cerca de 30 trabajadores del centro, gestionado por Fundación Salud y Comunidad y Grupo Lagunduz, también colaboran para ayudar a que el confinamiento sea más llevadero con distintas iniciativas para los residentes.

Las cabras monteses, tan tranquilas por Alcalá de la Selva

El confinamiento de la población genera estampas de naturaleza insólitas, como la captada por Santiago Saura, conserje de la urbanización El Solano de la Vega, de Alcalá de la Selva, que muestra, a pleno día, un rebaño de cabras monteses pastando tranquilamente a las puertas de las casas. Se trata de una especie en expansión en la provincia y la actual ausencia de tráfico y peatones impulsa a estos animales a acercarse a las poblaciones. El Solano de la Vega aglutina 523 viviendas propiedad de residentes en la Comunidad Valenciana. Solo 23 están actualmente ocupadas por familias que llegaron antes de entrar en vigor el estado de alarma.

Un kilo de pienso para una protectora a cambio de la foto de tu perro

‘Tu Perro es Bienvenido’ es una ‘startup’ de la Universidad de Zaragoza, cuyo objetivo es crear una red de comercios en Aragón donde pueda entrarse con perro. En estos días han planteado retos solidarios para apoyar a las protectoras de animales, tras los cuales han conseguido donar 250 kilos de pienso para 3 entidades: Adala, Zarpa y Animañicas. El pasado miércoles 15 plantearon un nuevo reto, en el que piden la implicación, del público por medio de fotos. Por cada imagen de la mascota propia que se envíe a la plataforma, autorizando a su publicación, se donará 1 kilo de pienso a una protectora. Hay que subirlas a Instagram y etiquetar al usuario @tuperroesbienvenido.

Dory hipnotiza la pelota con la mirada.
Dory hipnotiza la pelota con la mirada.
Laura Uranga

La Asociación de Senegüé y Sorripas dona la cuota de sus socios

La Junta de la Asociación de Vecinos de Senegüé y Sorripas ha decidido donar la cuota anual de sus socios correspondiente a este año a colectivos de la Comarca Alto Gállego que trabajan en ayudar a las personas más afectadas por la actual crisis. El importe asciende a 1.500 euros. “Sabemos que no es una cantidad elevada, pero somos una asociación pequeña; queremos aportar nuestro granito de arena”, explica Toño Pardo, presidente de la Asociación. El importe sale de los 5 euros que aporta cada socio, y se ha repartido entre la Asociación Española contra el Cáncer de la Comarca Alto Gállego (500), la delegación comarcal de Cruz Roja (500) y Cáritas Sabiñánigo, que ha preferido la donación directa de comida.

1.500 kilos de Millán Vicente para la plataforma #Food4Heroes

La empresa aragonesa Millán Vicente, referente en envasado y distribución de quesos, ha donado más de 1.500 kilos de queso –el equivalente a preparar 50.000 bocadillos– al Banco de Alimentos de Zaragoza y a la plataforma #Food4Heroes para ayudar tanto a las familias que más lo necesitan como a los profesionales sanitarios.

La aportación de la compañía, que pertenece a la multinacional holandesa Friesland Campina desde diciembre de 2018, se ha entregado a sus respectivos destinos. Para Millán Vicente, “es momento de sumar y trabajar por todos”. La marca exporta a todo el mundo y está presente tanto en las grandes superficies alimentarias como en los espacios gourme.

Breves sobre el coronavirus en Aragón

ARAGÓN. GUERRERAS DE LA AGUJA Y EL DEDAL.

La realizadora aragonesa Merche Julián acaba de presentar el videoclip del tema ‘Guerreras de la aguja y el dedal’, dedicado a todas las cosedoras de equipos de protección oficial. El reputado músico local Enrique Mavilla en la musicalización y arreglos, Gaby Añaños en producción, Pío Lázaro en la melodía, Cris Alonso en la voz, Juan Millán en la percusión y Carlos Burguete en las guitarras forman el equipo creativo.

MATARRAÑA. CELEBRA SAN JORGE CON LECTURA.

La Comarca del Matarraña invita a los vecinos a celebrar la fiesta de San Jorge «a través de las redes sociales» y les propone que remitan vídeos grabados con sus móviles, en los que se capten leyendo sus libros favoritos. Las grabaciones no deberán superar los tres minutos. La iniciativa, titulada ‘Xarem un ratet’, terminará con la edición de un audiovisual conjunto que se divulgará por internet.

ARAGÓN. PROTECCIÓN Y EQUIPOS DE RADIO.

La firma Teltronic, radicada en el polígono zaragozano de Malpica, se ha sumado al esfuerzo colectivo en la lucha contra el coronavirus y ha colaborado aportando material sanitario de protección y equipos de radio para diversas instituciones. La compañía dona 10.000 mascarillas y 2.000 pares de guantes a Protección Civil Aragón, y ‘walkie talkies’ al Hospital Militar y al de San Juan de Dios.

JACA. ACOMSEJA NO COBRA LA CUOTA DEL SEGUNDO TRIMESTRE.

La Asociación de Empresarios de Comercio y Servicios de la Jacetania (ACOMSEJA) ha decidido que ninguno de sus socios pague la cuota de este segundo trimestre de 2020, que habría que haber ingresado a principios de este mes de abril. Esta decisión llega tras la complicada situación que viven muchos de sus asociados, cuyos comercios y establecimientos tienen las puertas cerradas.

Reportaje de la serie ‘Aragón es extraordinario’.

Última hora sobre el coronavirus en Aragón.

  

Etiquetas
Comentarios