Huesca
Suscríbete

huesca

Cumpleaños sorpresa, bingos colectivos y procesiones colgantes: el confinamiento en el vecindario más 'molón' de Huesca

Los vecinos del Pasaje Almériz han creado un activo grupo que prepara todo tipo de actividades para amenizar en lo posible el aislamiento.

La crisis sanitaria del coronavirus y el obligado confinamiento ha estrechado las relaciones entre los vecinos de escalera. Y aunque hay miles ejemplos de ello por todo el país, en la ciudad de Huesca hay uno especialmente 'molón'. 'Pasaje Almériz al poder' es el nombre de esta plataforma ciudadana que surgió de manera espontánea y que tiene como único fin amenizar las largas jornadas a aquellas personas que están solas, aunque sus actividades son para todos.

En su lista de retos conseguidos hay ya varios cumpleaños sorpresa, bingos y vermús colectivos y hasta una procesión colgante que el viernes hizo que, al menos por unos minutos, este vecindario viviera su particular Semana Santa. "Y estamos ya pensando en muchas más cosas para los próximos días", explica Arturo Val, uno de los promotores de este grupo.  

La Semana Santa se deja notar en Huesca con procesiones y tambores en los balcones.

Todo empezó con la música que empezaron a poner desde algunos de los balcones cada tarde a las 20.00, como en muchos otros vecindarios. A raíz de allí crearon ya un grupo de Whatsapp al que se apuntaron más de 50 personas en un solo día y la primera 'acción sorpresa' fue organizar una celebración de cumpleaños para una vecina que se enteraron que cumplía 86 años. "Uno de los vecinos consiguió que vivieran tres coches de la Policía Nacional a felicitarla con carteles y una caja de bombones", recuerda. Una celebración que se repitió unos días después con otra niña del mismo vecindario que cumplía 8 años y que en esa ocasión recibió un regalo por parte de la Policía Local

El siguiente reto fue organizar algo alusivo a los actos religiosos de Semana Santa que este año se han tenido que suspender. Así, este viernes, cuatro vecinos que tocan instrumentos en cofradías de Huesca se unieron para hacer unos toques desde los balcones, mientras que otros dos cantaron jotas.

Pero la cosa no quedó allí ya que además del sonido de tambores y bombos, una pareja construyó su propio paso de una virgen hecho con materiales reciclados y un bebé de Nenuco. A mediodía, y después de un arduo trabajo de dos familias que viven enfrente (en una cuarta y en una quinta planta, respectivamente) y que lograron montar una cuerda de balcón a balcón, separados por 35 metros de longitud, se celebró una original procesión que se repitió de noche, esta vez con el paso iluminado y con el sonido de cornetas. 

Este domingo los vecinos tienen una nueva cita con un vermú amenizado con música por la mañana y un bingo comunitario por la tarde. Aunque de momento no cobran por los cartones, se lo están planteando para destinar el dinero recaudado a alguna oenegé o residencia para la compra de mascarillas.

"La verdad es que estamos muy sorprendidos de la gran acogida que están teniendo todas las actividades. Antes del confinamiento no nos conocíamos prácticamente de nada entre nosotros y ahora se ha creado una comunión entre todos. Ya hemos pensado en repetir la procesión el año que viene y organizar una cena comunitaria cuando todo esto pase para celebrarlo", afirma Arturo Val. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión