Despliega el menú
Huesca

huesca

La DGA confirma los ataques del oso a ganado en el valle de Chistau  

El alcalde, David Bielsa, insiste en que la presencia de estos animales es "incompatible" con la ganadería. En el Valle de Arán han encontrado muerto al oso Cachou este jueves.

Agentes de Medio Ambiente del Consejo General de Arán han encontrado muerto al oso Cachou en el municipio de Les.
Agentes de Medio Ambiente del Consejo General de Arán han encontrado muerto al oso Cachou en el municipio de Les.
C. G. V. A.

La DGA ha confirmado  el ataque de oso en el valle de Chistau. Según ha informado el departamento de Agricultura, Ganadería y Medio, los resultados de la necropsia realizada al ganado muerto indican la autoría de un oso, “por la envergadura de la mordida y el destrozo  provocado en huesos y estructuras”.

Los ganaderos del valle de Chistau habían denunciado dos posibles ataques de oso ocurridos en apenas 24 horas en este enclave del Pirineo oscense que se saldaron con un choto y un carnero muertos, por un lado, y otras dos cabras por otro. Además, hay varios animales desaparecidos

Los agentes de la patrulla del oso del Gobierno de Aragón trasladaon varios de los cadáveres al centro de La Alfranca para realizar la necropsia y determinar las causas de la muerte. En cuanto a la autoría, los vecinos sospechan que puede haber sido un oso que haya cruzado desde el lado francés, aunque otras fuentes apuntan al temido Goiat, que ya causó varios ataques en la zona el pasado verano. De hecho, se tiene constancia de que el 4 de abril estaba en una zona de Francia al otro lado del valle de Chistau, en el pico Azet, y el verano pasado se movió por allí.

El alcalde de Gistaín, David Bielsa, ha explicado que el primer ataque se produjo presuntamente en la noche del martes al miércoles. Un pastor localizó a un choto muerto que enseguida fue devorado por los buitres. Al principio, no le dio importancia pero al día siguiente echó en falta también al macho de las ovejas, que ha sido localizado este jueves también comido por buitres. 

Y la segunda acometida se produjo la pasada madrugada y ha sido denunciado por un ganadero después de encontrar dos cabras muertas en su cuadra, en la partida de Vicielle. Los indicios apuntan a que el oso en este caso rompió una valla de madera y accedió al interior de la explotación. Además, otras dos cabras escaparon y se desconoce su paradero. En la misma cuadra había ovejas "pero no las ha tocado", ha señalado Bielsa. 

Este jueves se desplazaron a la zona un agente de protección de la naturaleza y también miembros de la patrulla de vigilancia del oso, que recogieron los restos de los animales atacados. Según el alcalde, tienen signos de un ataque de plantígrado. "Lo que está claro es que no ha sido ni un lobo ni un perro", ha asegurado. 

David Bielsa entiende que en estos momentos la prioridad es la lucha contra la pandemia del coronavirus, pero también advierte de que cuando la situación se normalice insistirán al consejero Joaquín Olona para que tome medidas "porque la presencia de los osos no es compatible con la ganadería, todo al mismo tiempo no puede existir".

Hallan un oso muerto en el Valle de Arán

Precisamente este jueves, en la vecina provincia de Lérida, agentes de Medio Ambiente del Consejo General del Valle de Arán han encontrado muerto el oso Cachou en el municipio de Les. La señal recibida del collar GPS ha permitido comprobar que el plantígrafo hacía días que estaba "anormalmente" estático a la zona de Soberpera, según han informado desde el propio Consejo.

Inmediatament se ha desplazado una patrulla que ha localizado el cadáver del animal en un lugar muy abrupto y de difícil acceso. Con la colaboración de los Agentes Rurales de la Generalitat de Cataluña se ha extraído el cuerpo de la zona para ser transportado a la Universidad Autónoma de de Barcelona (UAB), donde el Servicio de Ecopatología de Fauna Salvaje, realizará la necropsia. De momento, se desconoce cuál puede ser la causa de la muerte.

El oso Cachou, un macho de 6 años de edad, fue capturado hace aproximadamente un año a la zona de Montcorbau. Gracias al collar emisor que se le instaló, se pudo comprobar que fue el causante de varios ataques realizados en otoño sobre ganado equino. A raíz de esto, se aplicaron varias medidas de acondicionamiento aversivo, de forma que el oso no había vuelto a atacar a ganado desde principios de octubre del año pasado. Ahora hacía un mes y medio que Cachou había abandonado la cueva de hibernación, y se había movido por Mijaran, Francia y lo Baish Aran.

La organización ecologista Ipcena ha exigido al Consejo General del Valle de Arán y a la Generalitat de Cataluña una investigación para aclarar las causas.

Etiquetas
Comentarios