Huesca
Suscríbete por 1€

El refuerzo de controles en carretera evita los viajes al Pirineo en Semana Santa

"Algún piso se ha abierto, pero en general, las 2.300 viviendas que tenemos están vacías", dice el alcalde de Villanúa.

Un control de la Guardia Civil este sábado en una de las salidas de Huesca.
Un control de la Guardia Civil este sábado en una de las salidas de Huesca.
Pablo Segura

Hasta en las pantallas luminosas de los coches patrulla de la Guardia Civil se lee el mensaje ‘Quédate en casa’. No obstante, por si la recomendación no es suficiente, agentes de este cuerpo, de la Policía Nacional y de las Policías Locales se han encargado este fin de semana, que debería haber sido el del arranque de las vacaciones de Semana Santa, de persuadir a los ciudadanos ante cualquier desplazamiento.

En las salidas de Huesca era el sábado muy visible la presencia policial, que también se reforzó en el interior de la ciudad. En el control instalado en la calle Cavia, los agentes se mostraban estrictos: "¿Dónde va?", "¿dónde vive?", "si va a la farmacia, ¿no tiene una más cerca de su casa?". «No hacemos esto por capricho, señor», respondían a algún conductor que se impacientaba cuando lo paraban y le pedían el tique de compra o le hacían abrir el maletero para ver si venía del súper.

Otro control de la Policía en la capital oscense este fin de semana.
Otro control de la Policía en la capital oscense este fin de semana.
Pablo Segura

"Controles hay todos los días, pero este fin de semana con más intensidad", más prolongados en el tiempo, señala la intendente de Huesca, Beatriz Rivas, de cara a las vacaciones, para que la gente "no tenga la tentación de irse al pueblo". Las medidas de confinamiento, afirma, se han cumplido incluso más que el primer fin de semana, "porque ahora la gente ya tiene claro qué puede y no puede hacer y sabe que se denuncia". Y ello, a pesar del posible cansancio ante la prolongación del estado de alarma, añade.

El panorama en las calles de Huesca se repite en las carreteras que van al Pirineo, donde los agentes de la Guardia Civil también redoblaron esfuerzos. Resultaba difícil ir de Jaca a Canfranc sin encontrar algún control.

La Policía Local en un control en el interior de la ciudad.
La Policía Local en un control en el interior de la ciudad.
Rafael Gobantes

En localidades como Villanúa, con 2.300 viviendas de segunda residencia, la práctica totalidad está cerrada. El alcalde, Luis Terrén, reconoce que le han avisado de que "las ventanas de algún apartamento se han abierto". Casos excepcionales, recalca. Algún piso se ha abierto, pero en general, las 2.300 viviendas que tenemos están vacías". Él es propietario de una gasolinera y lo nota en el volumen de tráfico. "Esta mañana (por ayer), en cinco horas ha parado un camión", explica, insistiendo en la recomendación: "Que se queden en casa y no vengan al pueblo".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión