Despliega el menú
Huesca

El conmovedor mensaje de los ancianos de Altorricón a sus familias en un vídeo

Los 16 usuarios de la residencia han hecho una grabación para que sepan que están bien. "Lo que más ha cambiado aquí es que ya no hay besos ni abrazos", dice la directora. 

Residencia de Altorricón

Ya no hay visitas. El teléfono, y en el mejor de los casos las videllamadas, se ha convertido en el único recurso de las familias para saber si los ancianos ingresados en residencias están bien. Por eso, algunas han editado vídeos y los han enviado a sus parientes. La de Altorricón, al ritmo de la banda sonora más escuchada estos días, la canción 'Resistiré' del Dúo Dinánimo, ha puesto a los mayores delante de la cámara para lanzar un mensaje a las familias: "Estamos bien". Y así lo han escrito en los carteles que han confeccionado.

El vídeo se ha enviado a los hijos de los internos, pero la respuesta ha tenido tanto éxito que en los próximos días se espera repetir la iniciativa, de la que se ha hecho eco el Ayuntamiento, titular de este centro que gestiona la fundación Fepas. 

"No tenemos palabras para daros las gracias por cuidar tan bien a nuestros mayores", ha manifestado la institución, con un aplauso a las trabajadoras, que desempeñan su labor en estos momentos tan complicados. "Estáis ahí para acompañar y cuidar a nuestros mayores". Y lo ha hecho extensivo a los residentes. "Pronto esto pasará y podréis abrazar a vuestras familias".

Los ancianos de Altorricón, en una imagen tomada en la tarde de este jueves.
Los ancianos de Altorricón, en una imagen tomada en la tarde de este jueves.
Heraldo

En esta residencia, afortunadamente no hay contagiados, pero su vida también ha cambiado. No solo no pueden recibir visitas. También les faltan los besos, las caricias y los abrazos de las trabajadoras, dice su directora, Milagros Bernad. Hay que protegerse y protegerlos del coronavirus, y estas muestras de afecto, antes cotidianas, ahora son desaconsejables. 

"Los que habitualmente ven las noticias, las siguen viendo. Para otros que no son conscientes de la situación, el principal cambio es vernos con las mascarillas y los guantes, y sobre todo que han desaparecido los besos y los mimos". No obstante, reconoce, "un poco de nerviosismo sí hay", ya que ven cómo en otros centros, en el momento que se ha producido el primer contagio, la epidemia se ha generalizado, "y la media de edad es muy alta". Esta residencia tiene una centenaria y otra que este año cumple 100.  

"Las familias llaman, les explicamos cómo están, pero no se hacen una idea. De ahí el vídeo", justifica. Se han hecho videollamadas, pero estas imágenes les parecían más cercanas. De hecho los parientes lo han agradecido y están preparando el siguiente. 

La residencia de Altorricón es pequeña, apenas tiene 16 ancianos, la mayoría del pueblo y otros de localidades cercanas o de comarcas vecinas, como Binéfar, Monzón, Tamarite o Berbegal. De momento cuentan con equipos de protección suficientes. El Ayuntamiento les ha proporcionado monos, ya tenían batas desechables que quedaron de cuando la epidemia de gripe A y disponen de los guantes y mascarillas necesarias, incluso les han traído unas de mayor protección. También hasta aquí ha llegado la oferta de las empresas de Huesca para dotarla de pantallas, por si lo necesitaran. 

El centro de Altorricón no es el único que a través de los vídeos tranquiliza a las familias. También los han hecho, por ejemplo, en la residencia Riosol de Monzón, transmitiendo un mensaje de esperanza en medio de todo el drama vivido estos días.   

Etiquetas
Comentarios