Despliega el menú
Huesca

huesca

A puerta cerrada y sin bendición de agua ni lavatorio de pies: así serán las misas de Semana Santa en la provincia de Huesca

Los obispos de Huesca y de Barbastro-Monzón han dictado sendos decretos con indicaciones sobre cómo hacer las celebraciones. 

Este domingo, la catedral ha sacado al Santo Cristo de su capilla de manera excepcional para ubicarlo en el altar durante la misa oficiada por el obispo.
Hace diez días, la catedral de Huesca sacó al Santo Cristo de su capilla de manera excepcional para ubicarlo en el altar durante la misa oficiada por el obispo Julián Ruiz a puerta cerrada.
Pablo Segura

Los obispos de las diócesis de Huesca y Barbastro-Monzón, Julián Ruiz y Ángel Pérez, han publicado decretos con las normas que deben seguir los sacerdotes durante la próxima Semana Santa a causa de la pandemia del coronavirus ya que la celebración requerirá "un gran esfuerzo de adaptación". Y es que aparte de la ya anunciada suspensión de las procesiones, la principal novedad es que, dadas las actuales circunstancias sanitarias, las misas se llevarán a cabo a puerta cerrada

Así, por ejemplo, en la diócesis de Huesca, los sacerdotes deberán comunicar a los fieles el horario de las eucaristías para que se unan espiritualmente desde sus hogares al no poder hacerlo físicamente. Además, se les recomienda "vivamente" que participen en familia en las misas transmitidas por la televisión o la radio "porque ofrecen un instrumento precioso para orar y vivir espiritualmente los misterios de la muerte y resurrección del Señor, que nos dieron nueva vida.”

En la catedral oscense, los horarios de las celebraciones serán: Domingo de Ramos (11.00); Miércoles Santo (18.00), Jueves Santo (18.00), - Viernes Santo: (Oficios a la 17.00); Sábado Santo (Vigilia Pascual, a las 22.00), y Domingo de Resurrección (11.00).

Para estos casos, Julián Ruiz ha trasladado una serie de indicaciones como suprimir la bendición de las palmas en el Domingo de Ramos; usar los óleos bendecidos del año pasado para la Misa Crismal del Miércoles Santo hasta que las parroquias puedan recoger los de este año; omitir el lavatorio de pies en la Misa de la Cena del Señor; dedicar una oración en los Oficios del Viernes Santo a los enfermos del Covid-19, a sus cuidadores, al personal sanitario, a los científicos que están buscando una vacuna y a los fallecidos y sus familiares y amigos; y prescindir de la bendición del agua y la aspersión y la celebración del bautismo en la Vigila Pascual del Sábados Santo.  

El obispo de Huesca pide a los sacerdotes que intenten establecer comunicación telefónica, o a través de otros procedimientos informáticos, con las personas que viven en soledad, o quienes por su edad o condición física se encuentran en situaciones de riesgo. Y también que se interesen por los niños, adolescentes, jóvenes y adultos que participan en las catequesis. "Una llamada, un correo electrónico y otros cauces de comunicación digital pueden servir como muestra de cercanía, de apoyo y de estímulo", destaca.

Mientras, el obispo de Barbastro-Monzón ha hecho públicas una serie de disposiciones de acuerdo con los decretos de la Congregación para el Culto Divino y las recomendaciones de la Conferencia Episcopal Española. Entre ellas, mantener la Misa Crismal para el Martes Santo, a las 17.00, en la Casa Sacerdotal de Barbastro. Esta celebración se realizará a puerta cerrada y Ángel Pérez estará acompañado por los residentes de la comunidad, en representación del Presbiterio diocesano. Tampoco en este caso se distribuirán los sagrados óleos hasta que la situación sanitaria se haya normalizado. 

El Jueves Santo, el obispo y los sacerdotes podrán celebrar también a puerta cerrada la Misa del Señor en la Casa Sacerdotal y en sus respectivos templos "o en un lugar digno de sus domicilios" omitiendo igualmente el lavatorio de pies y reservando el Santísimo Sacramento en el Sagrario sin procesión.

Para la oración universal del Viernes Santo, Ángel Pérez establece igualmente que se rece una intención especial por los enfermos, los difuntos y las personas que han sufrido la pérdida del algún ser querido a causa de esta pandemia, y por todos aquellos que llevan a cabo sus labores de atención y ayuda, profesional o voluntario.

Mientras, la Junta Coordiandora de Cofradías de Monzón anuncia que va a trabajar para que los actos de esta Semana Santa se puedan vivir virtualmente a través de redes sociales.

Etiquetas
Comentarios