Despliega el menú
Huesca

La residencia de Yéqueda también empieza a sumar bajas

En el centro habilitado para ancianos con coronavirus han muerto al menos cinco personas. Como en el resto de residencias, se busca personal.

Un furgón mortuorio abandona la residencia de Yéqueda.
Un furgón mortuorio abandona la residencia de Yéqueda.
Pablo Segura

La residencia La Abubilla de Yéqueda, la primera abierta en Aragón para ancianos con coronavirus, también ha empezado a sufrir bajas. Desde el pasado domingo hasta este martes por la mañana se habían contabilizado cuatro fallecimientos, de internos procedentes de Sariñena o Épila, y en las últimas horas ha habido un quinto también de la localidad zaragozana.

Aunque en este centro ingresan pacientes leves de coronavirus, aquellos que no requieren hospitalización, muchos son nonagenarios y con patologías previas importantes, agravadas por los síntomas del Covid-19.

Aquí casi no quedan plazas libres. Los datos de ocupación facilitados por el Gobierno de Aragón en la rueda de prensa de por la mañana, según los cuales había 11 plazas libres de 47, se modifican en poco tiempo. Se han acelerado los traslados desde la residencia Los Olivos de Huesca, donde se vive una situación muy delicada por el elevado número de contagios y la escasez de personal para atender a los mayores. Inicialmente había 50 internos en este centro privado, pero este número se había reducido este martes a poco más de 30, entre los tres fallecimientos, los traslados al hospital San Jorge y los derivados a Yéqueda.

La Abubilla tiene un importante equipo humano, con 18 médicos y enfermeras proporcionados por el departamento de Sanidad, y una ratio de empleado por interno el triple de un centro geriátrico normal, dado su perfil. Sin embargo, también sufre las carencias de personal cualificado. La dirección ha solicitado, y se le ha permitido, acceder a la bolsa de trabajo de Servicios Sociales para encontrar más trabajadores porque en estos momentos la demanda de profesionales del sector es muy elevada

Al tratarse de un lugar con todos los internos contagiados, el personal requiere una formación específica, por ejemplo, en la colocación de los trajes de protección individual. Se respetan los turnos de 8 horas dado el esfuerzo psicológico y físico, esto último por la necesidad de llevar el equipo durante toda la jornada laboral.

Etiquetas
Comentarios