Despliega el menú
Huesca

Bandos municipales para atajar la picaresca contra el confinamiento

Cada vez más ayuntamientos dictan nuevas normas que limitan el paseo de mascotas o las compras, dirigidas a una minoría que se aprovecha de las excepciones del estado de alarma.

Zona de esparcimiento canino en Huesca, cerrada por el coronavirus.
Zona de esparcimiento canino en Huesca, cerrada por el coronavirus.
Rafael Gobantes

Sacar el perro a pasear a 5 kilómetros de casa o ir cinco veces a comprar el pan se han convertido en excusas para burlar las medidas de confinamiento por el coronavirus, que los ayuntamientos intentan atajar a través de la emisión de bandos municipales con normas más concretas sobre movilidad. 

Uno de los primeros en hacerlo en la provincia de Huesca fue el de Binéfar. Su bando iba dirigido a "una parte minoritaria de la población" que se aprovechaba de las excepciones del estado de alarma. Dadas las dificultades de los agentes de la Policía Local para comprobar la veracidad de las explicaciones de los incumplidores, concretaba las reglas del juego. 

Desde entonces se han ido sumando otros. En las últimas horas lo ha hecho el de Sabiñánigo, cuya alcaldesa, Berta Fernández, justifica que el bando es una reacción a "la picaresca de quienes de forma poco cívica y respetuosa con los demás utilizan las excepciones". Y advertía que con estos comportamientos se pone en peligro la cuarentena y por lo tanto la solución a la pandemia que tantas vidas está costando. "Lamento las molestias que pueda originar a quienes, solos o acompañados de sus mascotas, sí cumplen con su responsabilidad cívica y solidaria", decía.

Estas medidas son prácticamente las mismas en todas las localidades. La mayoría de los ayuntamientos ha optado por limitar los paseos de animales domésticos a no más de 300 metros del domicilio. La Policía Local lo puede comprobar con el lector de microchip y la verificación del domicilio del propietario. Huesca, sin embargo, no ha concretado tanto y se ha limitado a recordar a los dueños de perros que los paseos deben ser individuales y "breves", alrededor del domicilio habitual. También ha decidido cerrar todas las zonas de esparcimiento canino de la ciudad.

También se quiere atajar las compras pequeñas y reiteradas, y para ello los agentes pueden solicitar el tique de compra para comprobar el horario de adquisición de los productos y la permanencia en la vía pública. Y en el caso del trabajo, habrá que explicar por qué uno está en un lugar a una hora determinada y si eso puede tener relación con su puesto. 

Solo una salida para dar de comer a los animales en la finca

En el caso de Binéfar se trasladaba a  jóvenes y padres la preocupación sobre las reuniones en chamizos, "que deben cortar de raíz". Y Sabiñánigo ha restringido a "un único desplazamiento diario" las salidas con la finalidad de alimentar a los animales que se encuentran en huertos, fincas, etcétera. Su alcaldesa apela a la solidaridad de todos para "ayudar a salvar vidas". Y muchos recomiendan que, en caso de duda, se consulte con la Policía Local.  

Etiquetas
Comentarios