Despliega el menú
Huesca

huesca

Batas hechas a mano y con mucho cariño para el hospital San Jorge de Huesca

La Policía Nacional ha entregado 50 batas que han elaborado Mercedes Atarés y Nieves Sanz en sus casas para poner su pequeño granito de arena ante las carencias de material de los profesionales sanitarios. 

La Policía Nacional ha entregado 50 batas que han elaborado Mercedes Atarés y Nieves Sanz en sus casas para poner su pequeño granito de arena ante las carencias de material de los profesionales sanitarios.

"Recibimos una llamada para acudir a un domicilio, pero no es de auxilio ni de emergencia. Es una llamada de solidaridad, de participación, de apoyo, de compañerismo, de unidad, de comunidad. Gracias Mercedes". Este es el mensaje que aparece en el emotivo vídeo que ha distribuido este martes la Policía Nacional de Huesca para agradecer el gesto que ha tenido Mercedes Atarés, con ayuda de sus vecinos Nieves Sanz y José Ara y la colaboración también de Supermercados Altoaragón. Y es que todos ellos han sumado esfuerzos para confeccionar a mano 50 batas con bolsas de basura que los funcionarios de la comisaría oscense entregaron el lunes por la noche al personal sanitario del hospital San Jorge, los cuales lo recibieron con un sincero aplauso.

"Soy incapaz de quedarme de brazos cruzados en casa y estos días estuve pensando qué podía hacer para intentar ayudar en esta situación a toda esa gente que está en primera fila de la atención sociosanitaria", explica Mercedes. Y lo primero que se le ocurrió, al ser modista de profesión, fue utilizar sábanas para confeccionar mascarillas. Consciente de que no era un material homologado para profesionales sanitarios, distribuyó las 50 que hizo al personal de la residencia de la Merced y tiene preparadas otras 50 para llevarlas a otro centro de mayores. 

Pero su colaboración altruista no se ha quedado allí ya que consultándolo con una sobrina suya que es médico en la uci del San Jorge, ella le propuso que hiciera batas desechables con bolsas de basura. Para evitar salir de casa y cumplir así las medidas de confinamiento, llamó a un vecino suyo, José Ara, que trabaja en Supermercados Altoaragón, para que le trajera el material "y al final me dijo que no me las cobraba, que se hacía cargo su empresa".

Su vecina Nieves, esposa de José, también se ofreció a ayudarle y entre las dos hicieron el lunes 50 batas. "Hemos desinfectado las mesas de trabajo y las tijeras", resalta Mercedes, que el lunes llamó a la Policía Nacional para consultarles si se podían hacer cargo del reparto "y me dijeron muy amablemente que por supuesto", agradece esta vecina de Huesca, quien espera que este gesto "sirva para concienciar de que cualquiera podemos ayudar con lo poco o lo mucho que tengamos, aunque sea desde casa".

Etiquetas
Comentarios