Despliega el menú
Huesca

Aluvión de ofertas para trabajar en la primera residencia de ancianos con coronavirus

El centro geriátrico de Yéqueda publicó un anuncio buscando empleados y en unas horas recibió "decenas" de currículos. 

Una visita del personal al centro esta tarde, antes de la llegada de los primeros usuarios.
Una visita del personal al centro esta tarde, antes de la llegada de los primeros usuarios.
Rafael Gobantes

La residencia La Abubilla de Yéqueda, la primera de las cuatro que se habilitará en Aragón para acoger a ancianos con coronavirus, ha recibido "decenas" de ofertas para trabajar en ella en apenas unas horas. El centro contaba con una plantilla prevista de entre 25 y 30 trabajadores, pero este lunes lanzó una nueva convocatoria ante la llegada de los primeros usuarios. 

La empresa ha hecho un llamamiento en busca de auxiliares de enfermería y/o sociosaniatrios. Por la mañana publicó un anuncio que se ha ido difundiendo en las redes sociales con el siguiente texto: "Nos hace falta tu apoyo para luchar juntos por esta causa".

La reacción ha sido inmediata. Según ha explicado su director, Mateo Ferrer, el llamamiento ha constituido un éxito, pues han recibido numerosos currículos en muy poco tiempo. El anuncio se lanzó a las 10.00 y a primera hora de la tarde se habían ofrecido para trabajar "decenas de personas". "Nos han dicho que contáramos con ellos". 

Una respuesta que él explica por el alto grado de concienciación del colectivo, recalcando que las autoridades sanitarias, que han reforzado el centro con médicos y enfermeras, han lanzado una mensaje de tranquilidad en cuanto a la protección de la plantilla, "similar a un centro hospitalario como San Jorge o el Miguel Servet". 

La residencia La Abubilla, a 5 kilómetros de Huesca, es la primera habilitada por el Gobierno de Aragón para acoger a ancianos que den positivo en coronavirus y no requieran hospitalización, a los sospechosos que tienen vínculo epidemiológico y a los residentes que hayan estado ingresados por esta patología y deben pasar un periodo de aislamiento de 14 días. El objetivo es tratar de frenar el contagio en unos centros que están muy afectados por la pandemia. 

La empresa de La Abubilla tuvo que aplazar la inauguración, prevista para la semana pasada, porque el expediente de apertura había quedado paralizado por el estado de alarma en la consejería de Ciudadanía y Derechos Sociales, a falta de un último trámite. Pero tras la emergencia sanitaria, el Gobierno de Aragón ha buscado un centro que estuviera vacío, sin residentes, y al mismo tiempo preparado para acoger a ancianos enfermos.     

Etiquetas
Comentarios