Despliega el menú
Huesca

huesca

Multas de 750 a 1.500 euros por beber en la calle en Sallent de Gállego

La ordenanza de seguridad y convivencia ciudadana prohíbe, entre otras cosas, el uso de trineos en la vía pública, el deterioro del mobiliario o los grafitis.

Estatua de Fermín Arrudi, el gigante de Sallent
Estatua de Fermín Arrudi, el gigante de Sallent
Laura Uranga

El Ayuntamiento de Sallent de Gállego ha aprobado una ordenanza de seguridad y convivencia ciudadana que quiere poner freno al consumo de alcohol en la calle, que prolifera especialmente durante la temporada alta de esquí y en verano con motivo de la celebración del festival Pirineos Sur, con duras sanciones económicas que oscilan entre los 750 y los 1.500 euros.

El objetivo de esta norma es "preservar el espacio público como un lugar de encuentro, convivencia y civismo, en el que todas las personas puedan desarrollar en libertad sus actividades de libre circulación, ocio y recreo, con pleno respeto a la dignidad y a los derechos de los demás y a la pluralidad de expresiones culturales, políticas, lingüísticas y religiosas y formas de vida diversas", como reza el preámbulo.

La norma dedica un apartado especial al consumo de alcohol dejando claro que la regulación tiene entre sus finalidades proteger a los menores y el derecho al descanso y tranquilidad de los vecinos y a disfrutar de un espacio público limpio y no degradado. Así, prohíbe que se beba en la calle salvo en establecimientos y espacios reservados y autorizados como terrazas y veladores.

La ordenanza impone a vecinos y visitantes otra serie de obligaciones como respetar la convivencia y tranquilidad ciudadana. "Nadie puede, con su comportamiento, menoscabar los derechos de otras personas, ni atentar contra su libertad o dignidad... Todos deben abstenerse de cualquier conducta que comporte abuso, arbitrariedad, discriminación o violencia física o coacción", avisa.

En la lista de prohibiciones está cualquier actividad en espacios públicos que pueda causar daños a personas o bienes públicos o privados, y en especial el uso de trineos, el deterioro de mobiliario, la tala de árboles o los grafitis. Tampoco se permite acampar libremente ni encender fuego fuera de los lugares habilitados.

Las infracciones están divididas en leves (hasta 750 euros), graves (1.500) y muy graves (3.000). Dentro de estas últimas están el suministro de alcohol sin autorización y a menores, y acceder y usar locales municipales fuera del horario permitido sin el correspondiente permiso.

Etiquetas
Comentarios