Despliega el menú
Huesca
Suscríbete

banariés

Un enfermero que hacía 'running' fue el primero en atender a la bebé que cayó a la piscina

El sanitario pasaba por un camino cerca de la finca donde se produjo el suceso y oyó los gritos de auxilio. 

Álex Gállego es enfermero en el servicio de Urgencias del hospital San Jorge.
Álex Gállego es enfermero en el servicio de Urgencias del hospital San Jorge.
Pablo Segura

Un enfermero que casualmente pasaba por allí fue el primero en atender a la niña de 15 meses de Banariés que se cayó a una piscina el pasado domingo en Banariés, un barrio rural de Huesca, y que se encuentra en el hospital Miguel Servet de Zaragoza en estado muy grave. Su intervención fue vital en esos primeros minutos. Álex Gállego Lardíes, trabajador del servicio de Urgencias del San Jorge, había salido a correr en su día libre y pasaba por el camino que une las pedanías de Huerrios, Banariés y Cuarte cuando oyó los gritos de auxilio y se acercó para ofrecerse a ayudar.

"Había salido a entrenar porque estoy preparando la media maratón de Zaragoza. A la altura de Banariés vi a un hombre mayor corriendo y unos metros más adelante a gente pidiendo auxilio muy alterada. Ya intuí que pasaba algo grave", ha explicado este joven de 29 años. Cuando accedió a la casa vio a la niña. Lo primero que hizo fue asegurarse de que se había dado aviso a los servicios de emergencia. La encontró en parada cardio-respiratoria y empezó a realizarle maniobras de reanimación cardiopulmonar. 

Minutos después llegaron un médico y una enfermera que estaban en el mismo pueblo y más tarde la uvi móvil. El enfermero del San Jorge ayudó a monitorizarla y colocarle una vía y, ya en el vehículo sanitario, la paciente recuperó la consciencia. También se activó el helicóptero del 112 para el traslado a Zaragoza. 

"No es un momento fácil sobre todo porque tienes gente alrededor muy alterada", ha comentado. Sin duda le ayudó su experiencia en el servicio de Urgencias del hospital, aunque, aclara, "estoy acostumbrado a trabajar en equipo y allí me encontraba solo". Lo más importante es actuar "con serenidad". Destaca "la profesionalidad del equipo sanitario que intervino". El joven, que estudia Medicina para ampliar su formación sanitaria, ha asegurado sentirse "muy feliz de haber podido ayudar a esta niña" y le desea "una buena recuperación".   

No quiere valorar la trascendencia de su intervención, pero es consciente de que "esos instantes iniciales aumentan la posibilidad de supervivencia. Cada minuto cuenta en estos casos".  

El accidente tuvo lugar sobre las 17.00, cuando la niña estaba con unos familiares en una casa del barrio rural, situado a 5 km de Huesca. Por causas desconocidas, se precipitó a la piscina privada y cuando sus padres se dieron cuenta, la sacaron y avisaron de inmediato al 112. La bebé permanece en estado muy grave en el hospital Infantil del Miguel Servet de Zaragoza, según han informado a primera hora de este lunes fuentes sanitarias.

   

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión