Despliega el menú
Huesca

absentismo laboral

El delegado de la DGA en Huesca se disculpa por la imagen que ha dado de los empleados públicos

José Luis Abad se ha reunido este jueves con la junta de personal, que le ha expresado su malestar.

José Luis Abad, delegado territorial de la DGA en Huesca.
José Luis Abad, delegado territorial de la DGA en Huesca.
Aránzazu Navarro

El delegado territorial del Gobierno de Aragón en Huesca, José Luis Abad, ha reunido este jueves a la junta de personal para explicar qué lo motivó a enviar una circular a los directores de los servicios provinciales solicitando extremar los controles ante la "preocupante relajación" de los empleados públicos en el cumplimiento de los horarios y la jornada laboral. Ha reconocido que el documento interno fue una iniciativa personal, por eso se ha circunscrito a Huesca, y también que "la gestión de la comunicación ha sido mala", en palabras del presidente de la junta de personal. "Se ha disculpado por el revuelo que se ha causado y que él no pretendía", según Francisco Fonz, "pero el daño ya está hecho. Ha sido un fuego amigo".

Los representantes sindicales de los empleados públicos de la DGA en Huesca, un colectivo de 10.000 personas, fueron convocados por el delegado para mantener una reunión a primera hora. Han asistido representantes de CSIF, CC. OO., UGT y Stepa, quienes han lamentado que se "frivolizara" y diera "una mala imagen, alejada de la realidad", tanto de los trabajadores como de la propia administración, encargada de velar por el cumplimiento de la jornada laboral. "Hay un descontento generalizado en las cuatro organizaciones sindicales representadas porque no refleja en absoluto la realidad de nuestro colectivo", ha declarado el presidente de la junta de personal.

"Hemos sido todos bastante unánimes en el sentido de que ha habido una nefasta gestión de la comunicación, porque la imagen que al final se ha terminado dando es, por un lado, que el colectivo de empleados públicos del Gobierno de Aragón en Huesca es incumplidor; y, por otro, que la administración ha sido incompetente en el control del personal para corregir esas actuaciones", ha explicado el presidente de la junta de personal y representante de CSIF. 

En el documento interno firmado por Abad hablaba de la "preocupante relajación" en el cumplimiento del horario laboral y citaba algunos casos de abusos constatados, como el fichaje por la tarde sin estar en el puesto de trabajo o hacerlo a la entrada para inmediatamente dejar el edificio sin haber llegado siquiera al puesto de trabajo, una situación esta que calificaba de "habitual".

Lejos de esa imagen están los datos objetivos, argumentan los sindicatos, porque el absentismo en la función pública tiene unos niveles similares a la empresa privada. Fonz ha criticado la contradicción del delegado, porque habló de incumplimientos como algo "habitual" para a continuación excusarse diciendo que la gran mayoría no lo hace. 

"Si existen casos de incumplimiento grave que al parecer son conocidos y no se atajan con las herramientas que tenemos, es una dejación del control de personal por parte de la administración", ha declarado el presidente de la junta, quien le reprocha asimismo sus declaraciones "desafortunadas" y en las que "ha añadido ruido, ensuciado y llenado de humo todo esto". Cita como ejemplo que invitara a un periodista a ir a la puerta de un centro de trabajo para dar fe de lo que decía. "Esto no es un medio de prueba".

Los sindicatos han ido un paso más allá y han hecho propuestas de mejora en el control horario. "No podemos volver a la imagen caricaturizada del empleado público de los chistes de Forges. Ese colectivo ya no existe", ha dicho Fonz. 

   

Etiquetas
Comentarios