Despliega el menú
Huesca

acto de inauguración

Los niños de la nueva escuela infantil de Campo comparten sede con los ancianos

El centro ha llenado pronto las 10 plazas ofertadas y representa una esperanza por el crecimiento de las familias jóvenes. 

Inauguración oficial de la escuela infantil de Campo.
Inauguración oficial de la escuela infantil de Campo.
Javier Blasco

Atendiendo a las demandas de la cada vez mayor población joven del pueblo, la localidad ribagorzana de Campo inauguraba este jueves una escuela infantil que abre sus puertas con las diez plazas disponibles para niños de hasta 3 años cubiertas desde hace ya muchos días.

La vicepresidenta de la Diputación Provincial de Huesca, Elisa Sancho, ha presidido el sencillo acto de apertura de estas instalaciones habilitadas en la planta baja del gran edificio de la Residencia de la Tercera Edad, con un coste de 45.000 euros, de los que 40.000 han sido subvencionados por la corporación provincial.

"Debe ser la única escuela infantil de Aragón que comparte espacio con el centro de los mayores", bromea Eusebio Echart, el alcalde, quien, no obstante, valora el efecto positivo que la visión y compañía de los más pequeños va a tener sobre los ancianos residentes. Como para muchos de sus convecinos, cree que la puesta en marcha de esta Escuela es la realización de "un sueño" y "todo un símbolo de nuestra lucha por seguir siendo un pueblo vivo".

Por eso, el alcalde valora especialmente el incremento de población joven que se está viviendo en los últimos años en esta localidad de la Ribagorza central que estuvo condenada durante varias décadas a desaparecer bajo a las aguas de un pantano. "Esa espada de Damocles generó entonces un enorme parón económico, porque nadie se atrevía a modernizar sus negocios o a emprender unos nuevos, y provocó o favoreció un notable éxodo de población del que hemos tardado muchos años en recuperarnos", comenta Echart que ve en la inauguración de esta escuela infantil «una de las cosas más gratificantes que me ha tocado vivir como alcalde" y que anima a los vecinos "a mantenerla y, si es posible, ampliarla en el futuro".

Los alcaldes de los vecinos municipios de Foradada del Toscar, Valle de Lierp, Valle de Bardají y Torre la Ribera, cuyos vecinos más jóvenes acuden al colegio de Campo, han estado presentes en la inauguración de este nuevo centro escolar, a la que han asistido acompañados por el presidente de la Comarca de La Ribagorza, Marcel Iglesias, por la directora provincial de educación, Olga Alastruey, y por numerosos vecinos de la zona.

En los últimos años, el censo de Campo no ha parado de crecer y ya son más de 400 vecinos. “No solo hablamos de mejorar la prestación de servicios a los habitantes del medio rural, sino también de ayudar a mantener e incluso incrementar la población en Campo”, ha señalado Elisa Sancho. “Estos 10 niños van a poder estudiar en su territorio hasta los 14 años, ya que una vez cumplan los 3 años pasarán al colegio Cerbín, donde pueden estudiar hasta 2º de ESO. La escuela rural es una institución fundamental para la vertebración de nuestra provincia y aún lo es más en comarcas como La Ribagorza, con unas características geográficas y poblacionales muy diversas”, ha dicho.

El alcalde ha agradecido a la Diputación Provincial de Huesca el “imprescindible apoyo que nos ha prestado para poder abrir la escuela, sin su ayuda no podríamos ofrecer este servicio a nuestros vecinos”. Echart ha señalado que a estos 10 niños se suman los más de 40 que cada día acuden a clase al colegio público de la localidad. “Todos son de Campo y su entorno, todos cuentan con una educación pública y de calidad en igualdad de condiciones con otros municipios más grandes”.

Etiquetas
Comentarios